Millonarios: de los Narcos a la Bolsa para sobrevivir

Internacional | Colombia

Millonarios: de los Narcos a la Bolsa para sobrevivir

Millonarios: de los Narcos a la Bolsa para sobrevivir

Perteneció a un mafioso y cotizará en el mercado bursátil

Cada quince días en el fondo del estadio Nemesio Camacho El Campín, los Comandos Azules despliegan una enorme bandera con el rostro de José Gonzalo Rodríguez Gacha, El Mexicano. Socio de Pablo Escobar, capo del cartel de Medellín, y uno de los tipos más buscados por la Policía colombiana, Gacha dueño del club, siempre rondaba los días de partido por la cancha de Millonarios. Cuentan que se disfrazaba de mascota de los Millo, mientras su hijo Freddy campaba por el vestuario dando indicaciones a los jugadores.

Pero el 15 de diciembre de 1989 la Policía dio muerte en un tiroteo a El Mexicano, de camino, la cuestionable fuente de financiación del club. El Gobierno, debido a la sospechosa procedencia de los fondos económicos de la entidad, la pone en manos de la Dirección Nacional de Estupefacientes, la DNE. Millonarios pasaba de ser controlado por la mafia de los narcos a ser intervenido por la DNE. Para hacer frente a las deudas, el Tribunal Superior de Bogotá liberó los derechos del lote de Fontanar, los terrenos de la sede del club. Una magnífica parcela de 12 hectáreas localizada en una de las zonas más elitistas de toda Colombia: calle 220 con Autopista Norte.

El paso de los años comenzó a corregir su agonía financiera. Así los balances arrojaban una notable mejora desde el millón y medio de euros de pérdidas de 2002 hasta los 60.000 euros de beneficio en 2006. Al mando del club, Juan Carlos López, amenazado varios veces por las mafias. Y en sus gradas dos barras bravas combatiendo por gobernar el club: los Comandos Azules y los Blue Rain, que protagonizaron su episodio más violento cuando se enfrentaron armados con armas blancas el 10 de junio de 2006 con un balance de 23 heridos. Después enterraron el hacha de guerra.

La llegada de Luis Augusto García renovó el vestuario, mientras la solución económica era propuesta por Juan Carlos Ortiz: Millonarios saldría a Bolsa. La Superintendencia Financiera dio permiso para emitir acciones y ahora necesitan 3.000 accionistas para convertir al club en sociedad anónima y garantizar su supervivencia. Millonarios, que tras una época gloriosa, vive años azarosos.