El Atleti sigue en caída libre

Liga BBVA | Atlético de Madrid 0 - Athletic 2

El Atleti sigue en caída libre

El Atleti sigue en caída libre

Llorente tiró fuera un penalti. Toquero se estrenó en esta Liga con un doblete y dio el triunfo al Athletic. La afición estalló con gritos contra Gil y silbó a Forlán

Que tiene que llover, que tiene que llover, que tiene que llover a cántaros", cantaba Pablo Guerrero en los albores de la transición pidiendo metafóricamente una ruptura, que pasara algo. Ayer, justo cuando el pañí pasó a ser una lluvia torrencial sobre el tapete del Calderón, Toquero marcó el 0-2 y la afición del Atlético pidió a gritos un cambio, chilló por una catarsis en la cúpula dirigente.

Y no fue el peor partido del Atlético en el último mes, especialmente hizo un buen primer tiempo. Pero con todos los cracks en el campo no fue capaz de plantar cara a un buen Athletic y tuvo una sospechosa caída de brazos tras el 0-2, como que el mensaje de que Quique estaría hasta final de temporada pase lo que pase no se lo han creído mucho.

Al contragolpe.

Ser entrenador del Atlético debería ser más sencillo. Si el inquilino del banquillo se limitara a ejecutar con maestría la suerte del contragolpe, incluso jugando de local, se ganaría con prontitud el aprecio de los aficionados del Atlético.

Quique Sánchez Flores insistió ayer en el 4-3-3, pero insistió en pegar demasiado a la banda a Elías. Cuando el brasileño aparece por el medio se ve que puede ser mucho más útil que en la banda. El Atlético le dejó por momentos la iniciativa al Athletic. Javi Martínez llevaba el juego del conjunto vizcaíno y fue el campeón del mundo el que primero puso en aprietos a De Gea disparando desde fuera al minuto tres. Tres minutos después, Fernando Llorente remató con la zurda a la media vuelta y también paró De Gea.

Reyes conducía, en ocasiones en exceso, las contras del Atlético y Kun y Forlán empezaron a recibir balones. Iraizoz respondió con buenas paradas al uruguayo y al argentino y un cabezazo de Agüero, a medido centro de Ujfalusi, salió rozando el larguero.

A Llorente y Toquero les bastaba con peinar balones para crear problemas a la defensa del Atlético. Y en una de esas, el nueve del Athletic se quedó el balón en el área y Perea le hizo penalti. La expulsión fue equivocada porque Llorente estaba de espaldas y una amarilla habría bastado. Llorente tiró fuera la pena máxima y Forlán tuvo un contragolpe en el que se plantó más solo que la una ante Iraizoz y la tiró fuera.

Quique decidió aguantar sin cambios hasta el descanso y colocó provisionalmente a Elías de lateral derecho. En un centro bueno desde la derecha de Iraola, Toquero empalmó la pelota y batió a De Gea. 0-1 y al descanso.

En la reanudación, Domínguez salió por Elías y Quique dispuso una defensa de tres a la que Caparrós presionó con agresividad la salida del balón. Y con muy poco remató la victoria. Una gran jugada de Iraola por su carril, con un buen centro, sirvió a Toquero para hacer el segundo doblete de su carrera y para que la afición del Atlético estallara contra el palco. No personalizaron en Cerezo, cantaron lo que rima con camión a Gil y luego los unieron con aquel clásico de los tiempos malos de "que se vayan, diles que se vayan, de una p... vez". A todo esto, Quique cambió a Forlán y le despidieron con una sonora pitada. Malos tiempos para la lírica en el Manzanares.