A siete puntos a medio gas

Liga BBVA | Barcelona 3 - Racing de Santander 0

A siete puntos a medio gas

A siete puntos a medio gas

Al minuto, el Barça ya dejó claro quién mandaba. Víctor Valdés frustró una briosa reacción cántabra. Iniesta consiguió su séptimo gol en la Liga.

No necesitó el Barça su mejor versión para irse a dormir a siete puntos del Real Madrid. Jugando a medio gas, los de Guardiola lograron un triunfo plácido ante un Racing que supo dar la cara y que, una vez se le pasó el susto inicial, incluso puso en aprietos al Barça. Pero en esos instantes, Valdés volvió a estar inmenso. Un minuto y 48 segundos tardó el equipo blaugrana en demostrar quién mandaba en la plaza. Con el frío afectando a los aficionados, a los que les costó entrar en el partido, Messi y Villa trenzaron una doble pared dentro del área del Racing para que el argentino colocara un centro entre la línea de gol y la frontal del área pequeña que el canario remató con el pecho. Se dudó de la validez del tanto, a causa de la posición de Pedro, pero el vídeo demostró que era legal.

Con el 1-0 en el saco nada más empezar el partido, el Barça desplegó sus minutos de mejor fútbol. A pesar de que Piqué se quedó en el banquillo dejando la posición e central a Abidal, que disfruta de un excelso estado de forma, la presión barcelonista era asfixiante sobre la defensa cántabra.

Daba la sensación de que el segundo gol era cuestión de minutos. Pero Toño, que completó una actuación majestuosa, se empeñó en frustrar todas y cada una de las acometidas de Villa, al que le amargó la noche. No estuvo tan acertado como su portero Henrique, quien espera que el Barça vuelva a confiar en él algún día. Una internada de Villa le desmontó la cadera y el brasileño, que tres años después de su llegada al Barça sólo ha logrado jugar 45 minutos como culé en un stage en Inglaterra, derribó al asturiano provocando un claro penalti. El segundo que le señalan al Barça a estas alturas de campeonato. Messi, que había fallado el miércoles en Sevilla en el partido de Copa, esta vez no marró y puso un 2-0 en el marcador se adivinaba casi definitivo.

Pero el Racing no se rindió y a base de un considerable criterio en la salida del balón, logró llegar con asiduidad a la portería de Valdés, quien a pesar del frío, estuvo espectacular en sendas acciones ante Adrián y Rosenberg.

En la segunda parte con Piqué ocupando el puesto e Puyol, que se quedó en la caseta por molestias del capitán en una rodilla, el Barcelona supo controlar mejor el partido, aunque fuera a costa de que el espectáculo decayera.

El único que no entiende de bajadas de tensión es Pedro Rodríguez, quien sigue disputando cada balón como si fuera el último de su vida. Presionando a los defensas como si fuera la última cosa que pudiera hacer en su vida.

El Racing, por su parte, bajó el pistón y cuando se daba por satisfecho con el 2-0 se encontró con una nueva genialidad de Pedro, que dejó de tacón una asistencia a Iniesta, quien desde la frontal redondeó el resultado con el 3-0.

El Barça, sin más sobresaltos, lograba sumar tres puntos que le permitían irse a dormir a siete puntos de un Real Madrid que no debería tener mayor problema para esta tarde recortar la diferencia a cuatro. No obstante, sigue dando la sensación de que el Barça sigue sumando con muy poco, mientras que el Madrid necesita siempre el máximo esfuerzo para seguir la estela del equipo de Guardiola.