Puñetazo celeste

Liga Adelante | Cartagena 0 - Celta 4

Puñetazo celeste

Puñetazo celeste

reportaje gráfico: pepe valero

El Cartagena, indefenso ante un Celta que huele a Primera

Le contaba Botelho a mis compañeros en la redacción de Vigo este miércoles que el Celta estaba, como el Rayo y el Betis, por encima del Cartagena. Dicho así (a tres días vista de un partido en el que tanto se jugaban) me sonó a desprestigio para el propio club que le paga... Pasado el encuentro, comprobado sobre el verde, y escasos tres minutos después del duelo entre ambos, me resultó incluso benévolo. Porque más allá del escandaloso resultado, la sensación manda. Y sí, el Celta está a día de hoy, por puntos y juego, a otro nivel. Queda toda la segunda vuelta pero o mucho cambian los celestes o subirán de carrerilla. Echan 'peste' a equipo ascensor y salvo pájara (del tamaño de un águila), unos ascenderán por la vía rápida y los de Juan Ignacio, con suerte, tendrán cuatro partidos por delante en el playoff.

Un recital, un rodillo. El Celta se paseó por el Cartagonova. Desde el primer minuto, aún sin ocasiones, los vigueses ahogaron el centro del campo con esa maraña que forman Bustos-Garai-Michu (más Trashorras cuando baja). Longás se enredó en ella, desapareció y Mariano, cuyo trabajo no es ese pero también se le debe exigir, se contagió de su compañero. Los de Herrera cogieron el control y las ocasiones no tardaron en producirse. El primer tanto, de David Rodríguez, lo hizo todo más fácil para los celestes. Con el marcador a favor, y jugando mejor, parecía fácil. Luego llegó la lesión de Toché y el Cartagena, como ya se sabía y ayer se corroboró, es menos Cartagena sin su 'killer'.

Posible 1-1 anulado.

Poco antes del 0-2 de Michu (polémico pero sin fuera de juego), el partido pudo y debió cambiar, aunque fuera sólo por unos minutos. Longás sacó rápido una falta en la frontal y Goiria marcó. Ceballos Silva decidió anularlo por un fuera de juego inexistente... y poco después llegó ese 0-2. Nadie sabe qué hubiese ocurrido con ese hipotético 1-1 'dado de alta', pero el Celta antes o después (o eso dice la lógica) se hubiese impuesto de todos modos. Casilla, que realizó varias paradas de mérito y poco pudo hacer en la goleada, evitó el tercero antes del descanso.

El Cartagena debía reaccionar, y ocurrió lo contrario. El Celta fue a más, incluso se gustó. David y Trashorras, apoyados en el omnipresente Michu, volvían loca a la zaga local. Juan Ignacio no se rindió e introdujo cambios algo 'suicidas' como el de Lafuente por Cala. Pero nada. Apenas un balón al larguero de disparo lejano de Iñaki Muñoz y la brega constante de Víctor y Toni Moral (el ex del Celta fue el principal incordio desde el flanco albinegro). Luego, a la desesperada, Michu firmó el cuarto. Campana y se acabó... al menos la primera vuelta.

Y lo hace con el Celta a sólo tres puntos del Betis (que pinchó ayer), igualado con el Rayo y muy lejos del resto de clubes de playoff. El Cartagena, mientras, ya sabe que a lo máximo que aspira es a ser cuarto.

El detalle: Toché, lesionado para 2-3 semanas

A los 10 minutos, Toché sufrió una rotura fibrilar. A falta de que se confirme la misma, será baja para dos o tres semanas. Antes de irse del campo, forzó la quinta amarilla para 'limpiar' sus tarjetas.