El Barça tiene deberes

Liga BBVA | Barcelona - Racing

El Barça tiene deberes

El Barça tiene deberes

enric fontcuberta

El Racing visita a un líder que ahora se sabe humano.

Regresa el Barça al terreno de juego con una sensación que no tenía hace tiempo: la de acudir a un campo de fútbol con deberes pendientes. El equipo de Guardiola afronta el encuentro ante el Racing de Santander después de haber perdido un partido de manera incontestable. Un hecho que no sucedía desde hace 28 encuentros.

La derrota ante el Betis en Copa, intrascendente para la nota global de la temporada ha servido para que los barcelonistas atiendan más si cabe a las consignas de su entrenador.

Un Guardiola para el que cualquier equipo que se presente en el Camp Nou es algo así como Godzilla atacando Tokio. Un argumento, que para muchos comentaristas es cansino y sobreprotector, pero que tras el 3-1 ante el Betis el miércoles pasado cobra carta de veracidad. Por tanto, la sensación es que hoy el Barça ante los cántabros tiene deberes pendientes. Algo que demostrar.

Y para cumplirlos, todo apunta a que el técnico barcelonista no se va a andar por las ramas. Va a poner sobre el terreno de juego a su mejor versión posible del equipo. Es decir, el conjunto que golea a los que se le ponen por delante excepción hecha de Alves, que por lesión, dejará su sitio a un Adriano que debe de demostrar que en compañía de los buenos es otra cosa.

Un equipo escamado.

Por su parte, el equipo de Miguel Angel Portugal se debate entre la dicotomía de mantener su estilo de juego abierto u optar por taparse y esperar lo que se les venga encima. Portugal ya optó por la primera opción cuando visitó el Santiago Bernabéu y el correctivo fue de aúpa. Se llevaron siete goles como siete soles.

A esta circunstancia se añade el hecho nada baladí de que es el primer partido en el que el magnate indio que va a comprar el equipo estará pendiente del Racing. Una derrota dolorosa sería una mala carta de presentación y ante el nuevo jefe, todo el mundo se esfuerza más.

Por todo esto, y porque el Racing es el equipo que le amargó a Pep su estreno en el Camp Nou como técnico empatando a uno, el de Santpedor exige lo máximo a los suyos. Hoy el Barça tiene que hacer los deberes.