El Liverpool tiene nuevo objetivo: la permanencia

Internacional | Inglaterra

El Liverpool tiene nuevo objetivo: la permanencia

El Liverpool tiene nuevo objetivo: la permanencia

ap

En un futuro buscará hacer el equipo más inglés y joven

El nuevo Liverpool sigue dando pasos de bebé para convertirse de nuevo en un candidato al título de liga. Coincidiendo con la llegada al banquillo de Kenny Dalglish, recibida por la afición como el regreso del Mesías, se dieron de baja a los últimos vestigios de la era Benítez. Su secretario técnico, Eduardo Maciá, dejó el club durante las Navidades y sólo queda Pep Segura (quien, según el nuevo director deportivo, Damian Comolli, está haciendo una labor extraordinaria con la cantera) y Rodolfo Borrell, a cargo de los Sub-18.

Comolli ha insistido en la necesidad de hacer el club más inglés y más joven: el desarrollo de talento es la prioridad de los nuevos dueños americanos, con especial atención a la cantera local. "Queremos más Gerrard y más Carragher", afirma Comolli, olvidando quizá que si durante una década no ha salido nadie más es porque hay poco donde escoger.

John Henry, uno de los copropietarios, estuvo presente en el derbi de Merseyside pero, en contra de lo que se dijo este fin de semana, no se reunió con Dalglish para hablar de futbolistas. La prensa llena sus páginas sobre el posible interés por Luis Suárez, Van Bommel, Downing, Ashley Young o N'Zogbia, pero el club no quiere precipitarse porque el objetivo de esta temporada es la permanencia. Comolli le ha pedido a Dalglish que rescate a Poulsen, Konchesky o Joe Cole, apuestas de Hodgson que salieron mal y que podrían ayudar a mejorar.

De momento, el que parece enchufado y dispuesto a colaborar con Dalglish es Fernando Torres, que está convencido de que el club va por el buen camino. O eso dice en la web del club: "Estamos mejorando. Hay que ganar pero si seguimos jugando como ante el Everton los resultados llegarán". Y, cuando se calmen las aguas, habrá que pensar en el próximo técnico joven, ambicioso, con ideas modernas, tal y como desean los propietarios del club. A no ser que Dalglish se agarre al banquillo y no lo quiera soltar. De momento, Gerrard ha dicho a la revista del club que quiere que se quede más allá de los seis meses para los que se le contrató.