NBA
FINALIZADO
Cleveland Cavaliers CLE

113

Charlotte Hornets CHA

89

FINALIZADO
Denver Nuggets DEN

99

Houston Rockets HOU

109

FINALIZADO
Golden State Warriors GSW

110

Atlanta Hawks ATL

103

Campeonato Brasileño Serie A
Eurocup
Zenit San Petersburgo (Baloncesto) ZEN

-

Partizan PAR

-

Galatasaray GAL

-

Ratiopharm Ulm RAT

-

Fraport Skyliners FRA

-

Unicaja MAL

-

Mornar Bar MOR

-

Fiat Turin FTU

-

Estrella Roja RED

-

AS Monaco MON

-

Alba Berlin ALB

-

Cedevita Zagreb CED

-

Germani Brescia BRE

-

BC Andorra AND

-

Limoges LIM

-

L. Kuban TIV

-

Valencia VAL

-

Turk Telekom TUR

-

El equipo de los récords

liga bbva | barcelona 4 - málaga 1

El equipo de los récords

El equipo de los récords

El Barça selló el campeonato invernal en una noche en la que batió marcas de toda clase y en la que fundió al Málaga en un primer tiempo soberbio. Marcaron Villa (2), Iniesta y Pedro.

Primero, y como el partido se resume rápido, un vistazo atrás y un homenaje a los amantes de los números. Un vistazo atrás para recordar que un Barcelona con síntomas de oxidación perdió cinco puntos como local en las seis primeras jornadas de Liga. La resaca, sobre todo física, del Mundial y la consiguiente pretemporada atípica. Los ánimos menos templados vieron un castillo que se desmoronaba donde había una cimentación de una solidez que nos lleva al homenaje a los amantes de los números. Porque el Barcelona desde entonces no ha perdido en ninguna competición y en Liga no ha hecho más que acumular victorias, elogios, puntos y récords.

Ahí va una ensalada de números que quizá sólo deje boquiabiertos a aquellos que no estén acostumbrados a ver jugar a este equipo histórico, maravilloso: el Barcelona, campeón de invierno, suma 52 puntos, récord en una primera vuelta. Más: los tres años de Guardiola se han cerrado con las tres mejores primeras vueltas de la historia: 50, 49 y 52 puntos. Más: el Barcelona acumula 28 partidos sin perder entre todas las competiciones (su récord desde los tiempos del Cruyff jugador). Más: en Liga son ya 14 victorias seguidas, a la par de un registro hasta hoy gobernado por el Real Madrid de Miguel Muñoz. Más: el Barcelona se va ya a los 61 goles, por encima del primer año de Guardiola, en números que no se alcanzaban desde hace medio siglo y en una proyección de récord absoluto en la competición. Más: queda igualada también la marca de 17 victorias en una vuelta. Más: el tridente Messi-Etoo-Henry sumó 100 goles en el año de todos los títulos. A estas alturas Messi, Villa y Pedro suman 63.

El Barcelona es campeón de invierno, anticipo de campeonato liguero en seis de los últimos siete años. Lo era antes del partido tras el pinchazo del Real Madrid en Almería. Y esto es instrumental por encima de cifras, récords y elogios nada gratuitos porque ese resultado asfaltó la salida al partido del Barcelona, pendiente por encima de todo de pegar un mordisco en la carrera infinita hacia el título. Una carrera en la que los puntos son diamantes y los empates dramas cósmicos. Empató el Madrid minutos antes del arranque del Camp Nou y con ese hecho entre los dientes salió a jugar el Barcelona. Lo siguiente fue otra de esas victorias que hoy nos parecen rutina y mañana, cuando recordemos a este equipo, nos parecerán el matrimonio perfecto de precisión y magia: arte e ingeniería. Y advierto que no lo haremos sólo porque la memoria hace poesía. Lo haremos porque este equipo hace poesía.

El guión del mejor Barcelona

Guardiola, con los cuartos de Copa muy cuesta abajo, sacó brilló al equipo de gala, un once que ha jugado seis partidos de inicio con cinco 'manitas', un 0-3 y este 4-1. El guión fue el previsto y no lo cambió ni la presencia de Pellegrini ni la de Baptista ni, en definitiva, nada que tuviera que ver con un Málaga remendado a golpe de talonario pero al que habrá que medir en otras plazas. En el Camp Nou tardó más de 25 minutos en rematar y en hacer una falta. Demichelis se encargó de todo: remate alto, falta y tarjeta. Para entonces el partido estaba en vías de extinción (2-0) tras una salida maravillosa del Barcelona: arrollador en la presión, intenso de pensamiento y de piernas y dulce, vertical y venenoso con el balón. Como en el primer año de Guardiola a ritmo de Etoo, Messi y el mejor Henry, el Barcelona mató el partido por la vía del cloroformo.

El resto, sin más susto que la leve lesión de Alves, fueron sonrisas, detalles y lecturas de medio lado porque el partido duró, incluso para los más voluntaristas, hasta el 3-0, poco más de media hora de fútbol perfecto. Control absoluto, autoridad y plasticidad, llegadas y goles. El Málaga plantó las líneas de cuatro con intención ordenada pero se vio superado por otro ejercicio circense de un Barcelona que ha hecho de la excelencia rutina y no se empacha. Ocho jugadores del Málaga se aculaban hacia su portería. Y otros tantos del Barcelona jugaban en un puñado de metros con Alves y un tremendo Abidal incrustados como extremos. Ni atascos, ni saturación ni falta de espacios: Combinaciones de Messi, Xavi e Iniesta, hiperactividad de Pedro e instinto de un Villa sobresaliente.

Triangulaciones dibujadas en el aire, pases imposibles en profundidad, regates... El Málaga no era capaz de afirmarse atrás y cada vez que asomaba en campo rival se encontraba una contra demoledora en su área. Así vivió: incómodo en cada centímetro del campo, rendido muy pronto y asustado casi siempre. Los goles fueron puro Barcelona: el primero tras una combinación imposible por el centro que hizo un viaje de ida y vuelta hasta la banda de Alves para acabar en remate de Iniesta desde la frontal. El segundo tras un robo muy arriba de Busquets y una asistencia (otra más) perfecta de Messi a Villa, que repitió en el segundo tiempo tras otro pase de claqué de Xavi y después de que Pedro remachara con su instinto de guardia el 3-0 antes del descanso.

La segunda parte no existió. El Málaga se estiró en los minutos de fogueo. Respiró y marcó en un disparo de falta de Duda. El Barcelona, en reserva absoluta de energía, volvió al partido de refilón para dejar otro puñado de ocasiones y el cuarto gol. Bojan y Afellay subieron el ritmo en los minutos de los que dispusieron y nada más. Y nada menos. Ganó con estilo y una suficiencia insultante el campeón de invierno en la noche de los récords y para los pragmáticos, en la noche en la que el Real Madrid le dejó ampliar su ventaja a cuatro puntos, un abismo en una pelea en la que los márgenes se miden con microscopio al menos en cuanto a la clasificación. Todo es sonrisa y récords en el Barcelona pero el trabajo, queda toda una vuelta, está sólo a medio hacer. Queda mucho pero la ventaja del Barcelona son los cuatro puntos pero también su forma, casi siempre excelsa, de hacer camino.