El Hércules aplasta al Atleti

LIGA BBVA | HÉRCULES 4-ATLÉTICO 1

El Hércules aplasta al Atleti

El Hércules aplasta al Atleti

David González

Tremendo varapalo para el Atlético en el último partido antes de los cuartos de final de la Copa ante el Real Madrid. Tote, Valdez, Thomert y Trezeguet fueron los goleadores.

Lo último que necesitaba el Atlético de Madrid antes del partido de cuartos de final de la Copa del Reyante el Real Madrid era pasar apuros ante el Hércules. No sólo los pasó, si no que además se vio claramente superado por un equipo teóricamente inferior (sextos y undécimos en la clasificación, respectivamente).

Los de Esteban Vigo tardaron escasos diez minutos para adelantarse en el marcador. El autor fue Tote, eso sí, ayudado por un grave error de De Gea. El delantero llevaba siete años, desde 2003, sin marcar un gol en Primera División y lo celebró por todo lo alto abrazándose con Portillo, que estaba en el banquillo.

Otro error, esta vez de la defensa rojiblanca, propició que Valdez recibiera solo un pase al borde del área y marcara un golazo por la escuadra.

Trascurrida la primera media hora del encuentro parecía que el Atlético se había quedado en el vestuario. Los delanteros del Hércules encontraron en la banda derecha un importante hueco por el que llegar hasta el área rival sin encontrar ninguna resistencia; tres de los cuatro goles de la primera mitad llegaron por esa banda.

Los de Quique Flores estaban completamente ausentes en el centro del campo, la defensa con sus errores tampoco ayudaba y los delanteros, cuyas ocasiones se pueden contar con los dedos de una mano, tampoco tuvieron su noche.

Cuando ni siquiera habían asimilado los dos primeros goles, Thomert aumentó la renta de cabeza, en un salto en el que Godín nada pudo hacer.

Cuando los rojiblancos sólo pensaban en que llegara el descanso para poder coger aliento, llegó el cuarto, firmado por Trézéguet, pero obra de todo el equipo, ya que llegó tras una increíble jugada que perfectamente podría haber sido de la Selección o del Barcelona.

Cuando el colegiado Paradas Romero pitó el final de la primera parte, la afición local despidió a sus jugadores de pie y con una gran ovación como si del final del partido se tratara. La verdad, muy merecida.

La primera ocasión de verdadero peligro de los de Quique Flores fue de Kun Agüero en el tercer minuto de la segunda parte; seguida por una de José Antonio Reyes. Tras el descanso el Atlético se mostró mucho más luchador, buscando la portería rival y esforzándose en cada balón.

En los segundos 45 minutos el Hércules se relajo muchísimo y eso le sirvió para que Reyes marcara el 4-1. Diego Forlán, que todavía no está recuperado al 100%, jugó un cuarto de hora más para darle descanso a Agüero que para dar aire fresco al equipo.

Con la mayor goleada de la temporada, los aficionados no pararon de cantar y de animar. No duraron en despedir con un sonoro aplauso a Thomert, que se retiro lesionado; a Tote, que fue sustituido por Cristian y al paraguayo Valdez, que dejó su puesto a Rufete.

El público herculano se olvidó de juzgar a Royston Drenthe, que vio el partido desde la grada, y festejó por todo lo alto el juego de su equipo, que barrió al Atlético, especialmente en la primera parte, pero que también contó con ocasiones en el segundo tiempo.