Aragoneses vuelve el domingo a sus orígenes

Liga Adelante | Tenerife

Aragoneses vuelve el domingo a sus orígenes

Aragoneses vuelve el domingo a sus orígenes

Se mide al Albacete, contra el que debutó en 2000.

La primera vez nunca se olvida y Sergio Aragoneses tendrá muy buenos recuerdos del Albacete. Aunque no fue el estreno soñado, ante la formación manchega debutó en la portería del Tenerife hace ya más de 10 años. Ahora se reencuentra con su pasado y le sobrevolarán por la cabeza muchos recuerdos.

El gallego llegó ese verano del 2000 para reforzar a la plantilla de Rafa Benítez. Pese a su nula experiencia en Segunda, sus buenas maneras en el Pontevedra en Segunda B atrajeron la atención del los responsables deportivos del Tenerife y lo ficharon. En pretemporada se ganó el puesto y por eso fue titular en la primera jornada, el 2 de septiembre, en la visita del equipo al Carlos Belmonte.

Sin embargo, su periplo como blanquiazul no empezó de la mejor manera. A los pocos minutos de haberse iniciado el partido el cuadro local ya ganaba 1-0. "Perdimos, pero fue mi primer partido y siempre lo recordaré. Marcó Sabas tras un despeje mío de cabeza que le quedó a los pies, remató por encima y fue gol", recuerda el guardameta blanquiazul para AS cuando se le pregunta por aquel día. A pesar de los méritos del Tenerife de Benítez en aquella cita en Albacete, el resultado no se movió y acabó siendo negativo.

Con el paso de los partidos, el cancerbero de Porriño se fue haciendo con el puesto de titular y empezó a ser clave en aquella campaña, aunque al final de aquel curso histórico perdiera la titularidad en favor de Julio Iglesias. Mucho ha llovido desde entonces, viviendo este gallego de 33 años ascensos y descensos, pero a fuego está marcado aquel debut como blanquiazul ante el Albacete, el mismo rival que este fin de semana visita al Heliodoro.

Tiempos difíciles.

No está siendo esta una grata temporada para Sergio Aragoneses ni tampoco para el Tenerife. El arquero gallego vive sus momentos más ingratos en el representativo, con una dura caída a Segunda División aun en la retina y con el reto superlativo de contribuir a que el cuadro insular salga lo antes posible de los últimos puestos de la tabla. Aunque Sergio no es de los que peor está, ha encajado una gran cantidad de goles. Le queda, eso sí, el honor de saberse titular indiscutible a las órdenes de Juan Carlos Mandiá.