Estás leyendo

Sin Cristiano y con Karim

Copa del Rey | Levante - Real Madrid

Sin Cristiano y con Karim

Sin Cristiano y con Karim

Primer partido del Madrid sin el crack. El Levante defiende el honor.

Un amable internauta se apuesta conmigo una cena a que el Real Madrid ficha a un delantero antes de que acabe el mes. Naturalmente, no he aceptado. Me he limitado a asociarme con él. Más que una premonición es un elogio a la capacidad de persuasión de Mourinho; me cuesta creer que se le pueda negar algo durante 25 largos días, los que faltan para el cierre del mercado.

Ayer, en el quinto día de la cuenta atrás, el entrenador negó que Morata esté preparado para ser titular y lamentó, en consecuencia, la presencia de un único delantero útil, Benzema. Sus actos, no obstante, no se correspondieron con sus palabras. En lugar de proteger a ese único ariete como si fuera una especie en vías de extinción (un lince, un tigre que se quedó en gato montés), Mourinho tiene previsto alinearlo contra el Levante, 8-0 en el partido de ida (y el Villarreal a las puertas).

Dirán los malvados que Mourinho sólo espera que a Benzema le ataque un resfriado (o Del Horno) para recordarnos que él siempre tiene razón, pero descartaremos las interpretaciones malintencionadas. Mejor pensar que el francés, para volar, aún precisa más horas de vuelo.

Como resulta evidente, el partido de esta noche no tiene más valor que el experimental, pero tampoco esto es despreciable. Se quedaron en Madrid Casillas, Marcelo, Xabi, Özil, Di María y Cristiano, con presunta gripe. Serán titulares Adán, Garay, Mateos, Gago (capitán), Pedro León y Canales, por citar a los menos habituales. Y lo cierto es que apetece comprobar su capacidad en un encuentro sin alcohol.

Llama la atención, eso sí, que Mourinho no alinee de inicio a ningún jugador del Castilla, aclarado que Adán y Mateos (sólo nueve minutos contra el Ajax) tienen ficha con el primer equipo y o juegan estos partidos o visten santos. Sobre el menosprecio a Morata habrá tiempo de volver.

Motivación.

Para el Levante la cita es una engorrosa obligación en vísperas de recibir al Valencia. Y en menor medida una oportunidad para restañar el honor herido (ya se alivió algo en el Camp Nou). Sin embargo, Luis García ha dado muestras de ser un entrenador competente y competitivo (también un técnico que se pica), por lo que es de esperar que algo trame. Sea cual sea su plan lo pondrá en marcha con una mayoría de suplentes y en un estadio no muy poblado.

Será, por cierto, el primer partido que juegue el Madrid esta temporada sin Cristiano (21-4-1) y será también el regreso de Pedro León al Ciutat de València, estadio que le vio brillar y, no hace mucho, desobedecer a Mourinho (pecado que purgó convenientemente).

En definitiva: es una buena noche para ver fútbol (todas lo son) y la mejor para repartir los obsequios pendientes, el carbón y lo demás.

También te puede interesar