Cristiano y Llorente se retan en el otro clásico

Liga BBVA | Real Madrid - Athletic

Cristiano y Llorente se retan en el otro clásico

Cristiano y Llorente se retan en el otro clásico

felipe sevillano

En el Madrid, los fantásticos. Muniain y Susaeta jugarán en banda.

Silencio, se juega. Después de una semana de ruido que Antiviolencia se ha encargado de amplificar, llega el turno del balón. El clásico antes del clásico. Real Madrid y Athletic. El duelo se puede explicar por parejas: Mourinho-Caparrós o Cristiano-Llorente, a elegir. También se entiende mejor si se advierte la inminencia del partido del Camp Nou, a sólo nueve días. Pensar en esa noche hará imposible concentrarse en la de hoy. Y la tentación es grande.

Pero entremos en materia. Estará Cristiano, a pesar de su contusión en el gemelo izquierdo, souvenir de Busquets. Junto a él y su ansia, el resto de fantásticos. Todos jugaron el miércoles compromisos internacionales a excepción de Marcelo y Özil, uno incomprendido por Brasil y el otro liberado por Alemania.

Mourinho, todavía castigado, lo verá en la grada, junto al banquillo y arropado por el público. La afición está tan entregada a su entrenador que sólo falta que lo pasee en volandas al estilo de los cantantes de rock.

En el Athletic hay que empezar por Llorente. El interés del Madrid es verdadero y tiene más antigüedad que una semana. No se trata, por tanto, de una maniobra para desestabilizar al rival. Ni de una conspiración, tampoco de un asalto; aquí no habrá acuerdo si no contenta a las partes. Ahora hay que explicarlo todo.

En resumen, que un gran partido de Llorente en el Bernabéu será un trueno. E igual sonaría una proeza del joven Muniain (17 años hasta el 18 de diciembre). El chico, mitad revolucionario y mitad monstruo de Tasmania, jugará por la banda izquierda. Él y Susaeta pondrán extremos a un nuevo esquema que adelanta la posición de San José (gran central) para formar un trivote con Orbaiz y Javi Martínez, otro futbolista que gusta tanto al Madrid como le asusta su cláusula de rescisión (30 millones).

La primera idea de Joaquín Caparrós es levantar un muro frente a Xabi Alonso. La siguiente es resistir los primeros minutos, cinco, diez, quince. Y luego salir del escondite; vivos, a ser posible.

El Madrid se concentró ayer (sin Canales) y el Athletic llegará hoy acompañado de la borrasca. Hará frío en la capital. Quien quiera calentarse que se acerque al Bernabéu.