Temas del día

Elogio de la seriedad

Copa del Rey | Cuta 0 - Barcelona 2

Elogio de la seriedad

Elogio de la seriedad

PACO RODRIGUEZ

El Barça sentencia con goles de Maxwell y Pedro.

Sin levantar la voz en la previa, ni amenazar a los no habituales diciéndoles que se jugaban su futuro inmediato según el rendimiento que dieran en el campo del Ceuta, Pep Guardiola consiguió lo que se proponía en el estreno copero del Barça. Que su equipo se tomara la competición en serio, que los no habituales se mantuvieran fieles al estilo, dejar claro que en el fondo de armario de La Masia hay mucha calidad y que, como consecuencia de todo eso, la eliminatoria de Copa quedara prácticamente sentenciada en la ida.

El Barça se impuso al Ceuta con un equipo claramente no habitual, suplente si se quiere, pero que demostró que en esta institución sólo hay un libro de estilo. En este sentido, resultó reconfortante ver cómo la pareja Bartra-Fontàs asegura el futuro en el eje de la zaga. Y por lo tanto, hace aún más increíbles aventuras como las emprendidas hace muy poco con Henrique y Chygrynskiy.

El Ceuta, además, fue un rival valiente que salió con la idea de presionar al Barcelona en su propio campo, pero la calidad de los centrales del equipo blaugrana solventó este contratiempo sin demasiadas dificultades.

El Barça salió a jugar el partido de manera muy seria. Presionando arriba a su rival y tratando de hacer daño al contrario cuanto antes. Y lo logró gracias a que por una vez, la efectividad se alió con los barcelonistas. Los dos primeros disparos del equipo de Guardiola acabaron en el fondo de la red de Nauzet.

Archivado.

Al cuarto de hora de partido, Maxwell culminó una magnífica jugada en la que había intervenido medio equipo del Barça marcando el primer gol con un disparo casi sin ángulo. Esta vez, a los de Guardiola no les costó conseguir el gol que archivara el partido. Si Maxwell marcó en la primera ocasión que tuvo el Barça, Pedro hizo lo propio a la segunda oportunidad.

Con el 0-2, el Barcelona mantuvo la misma seriedad en su juego y apenas dio opciones a un Ceuta al que apenas le dejó creer en la machada.

Bojan en el minuto 27 cumplió con el que parece ser ritual obligado del delantero centro blaugrana esta temporada, que no es otro que el de enviar un balón al palo. A falta de Villa, Bojan fue el que asumió la ansiedad ante el marco rival.

Si Bojan no estuvo especialmente fino ante la portería contraria, peor le fue a Jeffren, quien se vio obligado a abandonar el césped destino al hospital de Ceuta, donde le tuvieron que reducir una luxación de hombro. Estaba haciendo un buen partido el jugador que probablemente más se jugaba en el envite a nivel personal, pero una mala caída acabó con su ambición. Fueron las dos únicas notas negativas de un Barça que demostró que no piensa tirar la Copa.