Pep revisa el pasado

Copa del Rey | Ceuta - Barcelona

Pep revisa el pasado

Pep revisa el pasado

JUANMA TRUEBA

El Barça deberá superar con seis del B al local Ceuta.

Maneja tan bien Guardiola las marchas del entorno futbolístico, que no olvida las carcajadas culés con los trompazos del Madrid en la Copa. Alavés, Irún y el año pasado, Alcorcón, dieron alegrías a los aficionados azulgrana, que se acabaron de recochinear cuando Pjanic embocó en la meta de Casillas y volvió a apear al Madrid de la Champions en octavos. Pero Guardiola sabe tanto y ha visto tantas veces la película que no olvida que su Barça también tiene muertos en el armario. Figueres (2001), Novelda (2002) y Gramenet (2004) servirían de ejemplo. Y Pep no está para líos. Bastante tiene. Le gustó poder comenzar la andadura en esta Copa ante el Ceuta, un modesto equipo (Grupo IV de Segunda B), pero no por ello le hubiese dejado más tranquilo que si fuese el Inter.

Aprovechará el técnico para dar descanso a sus titulares. Pese a que no repitió una alineación en Liga, el catalán tiene un ojo puesto en el partido del sábado ante el Sevilla. Pese a todo, la alineación será competente. Con Mascherano comandando en el centro, el argentino se apoyará en Keita y Thiago, una de las perlas del filial que tiene un último pase excepcional.

Pelea.

Es lo que prometieron el técnico local y sus jugadores a los aficionados, que reventarán el modesto estadio ceutí. El 4-4-2 de Joao de Deus es agresivo y saldrá de inicio Javi Navarro, que suma cinco goles desde que arrancó el campeonato. Promete tensión. Básicamente porque Guardiola podría volver a probar con Abidal de central, para tener al lado a Fontàs, ese medio de contención al que Luis Enrique decidió retrasar al eje defensivo y aprovechar, de esta manera, la sensacional salida de pelota que tiene.

Será un partido curioso, sin duda. En 2001 (3 de enero), el Barça jugó en Ceuta el primer partido del siglo XXI. Casi diez años después, cruzarán el estrecho. Aquella vez lo hicieron en ferry. Hoy lo cruzarán en helicóptero. Por si alguien teme un fracaso en el Barça, Pep tiene la clave: mira el pasado.