Mª José López: "Queremos dar el salto, pero sin los errores del fútbol masculino"

Mª José López: "Queremos dar el salto, pero sin los errores del fútbol masculino"

Mª José López: "Queremos dar el salto,  pero sin los errores del fútbol masculino"

María José López es abogada especializada en derecho deportivo. Hace dos temporadas se embarcó en la aventura de presidir un equipo de fútbol femenino, el Cáceres Femenino, en categoría Nacional (la división de plata). Fue entonces cuando se estrelló con la realidad del fútbol femenino en España, la necesidad urgente de atención de un deporte sin posibilidad de ser desarrollado en un ámbito profesional en igualdad de condiciones, teniendo en cuenta, que se trata de un ámbito laboral, actualmente en precario. Además, pese a ser el deporte rey, el fútbol femenino en España representa sólo el 2% del total de licencias. Y se puso a trabajar en ello. No lo hace sola. Ella es la cabeza visible de la Asociación de Clubes Femeninos de Fútbol 11, creada hace apenas año y medio para luchar por el desarrollo del fútbol femenino en España. El próximo miércoles, 20 de octubre, se celebra un congreso en el que lleva meses trabajando desde esta asociación, el primer encuentro de fútbol femenino, que se celebra en Madrid bajo el título de "Lo mejor del fútbol", un evento que persigue "darle un empujón al fútbol femenino". Les respaldan todas las instituciones españolas implicadas y también alguna internacional: Consejo Superior del Deportes, Ministerio de Igualdad, AFE, LFP, FIFPro, entre otros.

P: ¿Cómo surge la idea de "Lo mejor del fútbol"?

R: El objetivo del congreso es que sirva de punto de inflexión y de reflexión en torno al fútbol femenino español porque no se puede hablar de un tema como la profesionalización del fútbol femenino, si la sociedad española no lo visualiza, si no sabe que existe una Superliga y que las chicas compiten en distintas categorías del fútbol. Así que ésa es la parte clave, conseguir que la sociedad española empiece a conocer el fútbol femenino, que sepa que existe. Hay un marco de la futura Ley del Deporte Profesional, que deberemos aprovechar. Ahora hay una legislación de hace 20 años, pero esta nueva ley supondrá un salto cualitativo importante y el fútbol femenino tiene que tener un lugar en esa nueva ley.

P: El congreso se define como un encuentro para apoyar a la mujer futbolista. ¿Se la apoya poco?

R: Hay dos cuestiones importantes. Una, el ámbito del deporte en sí, que todas mujeres a las que les guste el fútbol lo practiquen y otra cuestión es que el deporte se fundamenta en valores como la igualdad y la no discriminación y creo que en la situación actual sigue habiendo una discriminación y una desigualdad entre chicos y chicas que juegan al fútbol.

P: ¿En qué consiste esa discriminación?

R: Algunos emprendimos hace un año y medio una batalla en relación a este tema porque entendemos que el ámbito del deporte profesional es un ámbito laboral. Por lo tanto, chicos que practican esta actividad como profesionales no pueden jugar con mayores ventajas que las chicas que tienen capacidad para practicar el fútbol como profesionales y decidimos que esto había que cambiarlo. En el ámbito de la normativa hay grandes diferencias entre chicos y chicas. Estamos ante una situación extraña. Nosotros lo reivindicamos y lo pusimos en conocimiento de las administraciones públicas -Consejo Superior de Deportes, Ministerio de Igualdad...- y ese fue un paso muy positivo para empezar a trabajar todos en la misma dirección. A partir de ahí, la Federación Española de Fútbol cambió el reglamento este verano y reconoció una ficha PRF, Profesional Femenina, con ser éste un paso no ha tenido un desarrollo organizativo y normativo posterior adecuado a ese nuevo articulado en su reglamento. Claro, ahora me pueden preguntar desde la Federación, ¿las chicas estáis preparadas para ser profesionales?

P: Eso, a día de hoy, ¿el fútbol femenino en España está preparado para ser profesional?

R: A día de hoy, no. Pero algunos planteamos que hay que cambiar y hay que hacerlo ahora en el marco de la existencia de una futura ley del deporte profesional. Donde a nadie se le escapa que el deporte femenino tendrá una especial mirada. Y además, como algunas pensamos que nada se improvisa ahí es donde tenemos que trabajar. Y en relación a las figuras asociativas, sólo tenemos que mirar al antecedente en la liga de futbol profesional masculina, en la que a algunos se les obligó a convertirse en sociedades anónimas deportivas y a otros, como el Madrid, el Barcelona, el Athletic y Osasuna, no. No planteamos esto para que se haga un cambio radical. Sería un poco absurdo, sería cargarte el fútbol femenino y no valorar el esfuerzo tan enorme de todos los clubes del fútbol femenino español, que es increíble. Eso tiene que ser un proceso a medio y largo plazo, pero tenemos que ponernos a trabajar ya

P: Entonces, ¿usted cree que el despegue del fútbol femenino pasa necesariamente por conseguir que sea profesional?

R: Sí, eso lo tengo clarísimo. Entendiendo este fútbol "referente" con relación al resto de categorías. Le pongo un ejemplo: dos hermanos: chico y chica que practican fútbol desde los 5 años, llegan a los 14 con las mismas cualidades físicas, y después de una larga etapa de practicar fútbol y de sentirse apoyados por familia, federación y por supuesto, por administración pública. Con la situación actual el chico considerará que es lógico seguir con su proyección deportiva porque tiene un horizonte laboral claro; la chica, con lo que hay ahora no. Y eso es lo que algunos queremos cambiar; que a pesar de todo, las chicas no tengan desventaja a priori.

P: ¿Y qué ventajas acarrearía el profesionalismo?

R: De entrada, que la mujer deje de ser considerada como un bicho raro en el fútbol. Y después, del desarrollo de su actividad evitar las actuales discriminaciones como el hecho de los chicos tengan un convenio colectivo y las chicas otro. Por ejemplo, si una chica sufre en un partido de la Superliga una lesión que la incapacite para toda su vida laboral, esto tiene consecuencias; por tanto no estamos hablando de un tema baladí.

P: Esto suena muy bonito, ¿pero es factible en una situación económica como la actual y con un gran porcentaje de los clubes de fútbol masculino en serios problemas financieros?

R: Ahí estamos, pero el fútbol femenino no puede caer en los errores del fútbol masculino. Eso es lo primero. Primero, hay que ver qué tipo de estructura tenemos en el fútbol femenino. Segundo, hay que ver qué tipo de contratos laborales se harían. Yo nunca planteo que las chicas que estén jugando al fútbol en Superliga cobren tres, cuatro o cinco millones de euros al año. Eso es impensable. Lo que planteo es que si están desarrollando una actividad laboral, cobren entre 1.000 y 2.000 euros, lo que gana cualquier trabajador medio en este país.

P: ¿Sería entonces un modelo con límites salariales?

R: Por supuesto. Y luego habría que trabajar en la autofinanciación. Tenemos los pies en la tierra. Por ejemplo, la pasada semana no hubo Liga de Primera y en la Quiniela se pusieron partidos de Segunda y Segunda B. Y de ahí se saca un dinero. Bueno, pues yo planteo que cuando no se juegue la Primera División aparezca en el boleto uno o dos partidos de la Superliga femenina. Conseguiríamos dos cosas: que el fútbol femenino lo visualizara un montón de gente y que un porcentaje de ese dinero fuera a parar al fútbol femenino. Además, considerando al fútbol femenino como un ámbito laboral, hay incentivos desde las administraciones públicas y desde la Unión Europea para el desarrollo del ámbito laboral de la mujer que podríamos aprovechar, unos resortes que ahora no pueden llegar al fútbol femenino.

P: Entonces, se trata de hacer un proyecto viable.

R: Desde luego. Tenemos que aprender de los errores del fútbol masculino. El planteamiento de una Liga Profesional Femenina lo entiendo como un derecho laboral de la mujer, como un campo laboral de la mujer y como la reivindicación de cualquier tipo de discriminación en el mismo ámbito entre un chico y una chica. Y esto lo va a hacer posible una Ley del Deporte Profesional porque va a regular los contratos, porque aquí va a entrar el deporte femenino. Por eso es necesario hablar de ello, tener una interlocución para decidir la estructura de los clubes, qué tipo de sociedades pasarían a ser, si se convertirían en asociaciones o si pasarían a ser sociedades anónimas deportivas, aunque esto último no es necesario. Y ahí está el precedente en la Ley de 1990, en la que se mantuvo a cuatro clubes fuera de la conversión.

P: De todas formas, ahora mismo hay chicas que cobran en el fútbol femenino español. ¿Cómo es eso posible?

R: Las chicas pueden tener un contrato deportivo, sometido al estatuto de los trabajadores. Porque es fácil reconocer una relación laboral. Lo que ocurre aquí es que juega en total desventaja con su colega chico, que cuenta, por ejemplo, con un gran convenio colectivo.

P: ¿Y la licencia PRF (Profesional Femenina), aprobada recientemente por la Federación Española de Fútbol para el fútbol femenino?

R: Está bien porque es un logro. Pero necesita un largo desarrollo que entraña un posterior marco normativo y organizativo. Y eso, aún no se ha producido, y lo digo desde el respeto y mi máxima consideración a una institución de carácter privado. Es decir, seguimos segregados en el Comité Femenino. Además, y como he comentado antes, ahora mismo utilizar la nueva licencia PRF con todo lo que ello conlleva (IRPF, seguridad social...) sería insostenible para el fútbol femenino. Es como invitarnos a tirarnos del helicóptero sin paracaídas.

P: ¿Y se han fijado en algún modelo profesional?

P: Estados Unidos es un modelo a seguir, donde el sistema educativo ha impulsado, y mucho, el deporte femenino. Ése puede ser un referente. En el Reino Unido se está trabajando mucho en ello, Alemania... Hay modelos. En este congreso van a estar representantes de la FIFpro, que han creado una comisión para estudiar el fútbol femenino, y también va a estar el presidente de la AFE, con el que estamos muy en contacto y nos está ofreciendo toda su colaboración.

P: ¿Y cuál es la postura de la AFE ante el fútbol femenino?

R: Con la AFE ha habido desde el primer momento una interlocución muy buena. Hemos tenido ya varias reuniones. Incluso, el presidente quiere firmar un convenio con nosotros para trabajar conjuntamente porque, tarde o temprano, se tendrá que crear un sindicato de futbolistas mujeres. Los que estamos moviendo esto somos los clubes. Resulta un poco raro que seamos los clubes, la patronal, los que nos estemos moviendo para que las chicas tengan más derechos. En las reuniones que hemos tenido, la AFE quiere que trabajemos conjuntamente para desarrollar el tema del fútbol femenino y para ver cómo ellos nos pueden apoyar en su experiencia como sindicato de futbolistas. De hecho, el otro día, en el 25º aniversario de la escuela de Fútbol de la AFE, el Presidente dijo que para el próximo año habrá alumnas, hasta ahora sólo ha habidos alumnos chicos, y eso que han pasado ya 25 años. Creo que es el gesto muy significativo hacia el fútbol femenino.

P: ¿Y la Liga de Fútbol Profesional?

R: Estará representada en el congreso por su presidente, y seguro que habrá un buen entendimiento. Además, tengo entendido que una hija del presidente juega al fútbol.

P: También están, por supuesto, con ustedes el Ministerio de Igualdad y el Consejo Superior de Deportes. Así que no pueden estar más respaldados.

R: Desde luego y eso es importante. Mi deseo es que este congreso sea una oportunidad para que se hable de fútbol femenino y que analicemos por qué hay esa enorme diferencia entre el fútbol femenino y el masculino. Yo no le quito el mérito a los Xavi, Iniesta, Xabi Alonso, Villa..., pero considero que hay argumentos jurídicos de fondo, algunos de peso, que vienen a explicar por qué hay esas diferencias tan grandes entre el fútbol femenino y el masculino. Y esto en el año 2010 no se puede permitir. Y aquí hay también grandes jugadoras como Laura del Río que se han tenido que ir a jugar fuera.