Adiós, capitán

Atlético | Despedida de una leyenda rojiblanca

Adiós, capitán

Adiós, capitán

Los atléticos despiden a Arteche. Hoy será incinerado en La Almudena

A partir de ahora Marina contará con más cariño, si cabe, esa simpática anécdota de cómo el hercúleo Arteche hacía el aspa con los brazos en el área y le dejaba el camino expedito de rivales para poder marcar sin oposición. Sin embargo, le faltará el tercero en discordia en esos interminables partidos de golf junto a Pedro Pablo. Ayer el Atlético, el fútbol español, despidió a uno de esos personajes que dejan huella y no sólo por lo que fue en el terreno de juego.

Por el Tanatorio de San Isidro, muy cerquita del Calderón, fueron desfilando personalidades y amigos para rendir el penúltimo tributo a un icono, quizá uno de los más raciales, que ha tenido la institución en sus 107 años de historia. Sus coetáneos, los Miguel Ángel Ruiz, Marina, Rubio, Quique Ramos, Pedro Pablo, Clemente, Julio Prieto, Mejías volvieron a acompañarle como en tantas batallas. También Adelardo, uno de los pocos que vistieron más veces que Arteche la rojiblanca, Gárate y Kiko se desplazaron para ofrecer sus condolencias.

Arteche les dejó tras una larga batalla contra el cáncer. "Se va un gran luchador de los que siempre quieres tener en tu equipo", relataba Pedraza con los ojos vidriosos. Para Marina era "como un hermano, un personaje único, cuya pérdida duele muchísimo". Y es que el central nunca pasó inadvertido, ni siquiera para los rivales. A Isidoro San José, madridista de pro, le tocó fajarse con él y pese a ello no tiene "ni un recuerdo malo suyo, era tan duro en el campo como buena persona fuera". Merengues como Beirán, José Luis Llorente y Corbalán también acudieron ayer a despedir a su amigo. El Pollito Rubio, uno de los que ponía los goles a ese Atleti Subcampeón de la Recopa del 86, le recordaba por su carácter: "Se ha ido como vivió: luchando". De una forma muy similar quiso despedirse Quique, el técnico del Atlético, que junto a Antonio López, capitán, como lo fue Arteche, representaron a la plantilla. "Arteche encarnaba el coraje y la bravura que desean los atléticos", expresaba con sentimiento Quique. Lázaro Albarracín, vicepresidente del club, Miguel Pérez, consejero, también acudieron como lo hizo Jaime Lissavetzky, secretario de Estado para el Deporte, José Ramón de la Morena y el doctor Cabezas.

De todas partes de España llegaron condolencias, especialmente de Cantabria, su tierra. Los atléticos podrán hoy despedirse de él. A las 10:45 se oficiará una misa en el Tanatorio de San Isidro y a las 11:20 la comitiva con los restos mortales partirá hacia el cementerio de La Almudena donde a las 11:50 será incinerado. El Atlético lucirá brazalete negro en el partido ante el Getafe.