Un liderato low cost

Liga BBVA | Valencia

Un liderato low cost

Un liderato low cost

Si cabía esperar que el Valencia se resintiera en lo deportivo por culpa de lo económico no está siendo así. Los de Mestalla llegan al parón liguero luciendo liderato pese a haber sido el equipo que más dinero ingresó por traspasos el pasado verano, cuando obtuvo un beneficio de 63 kilos.

Costa y Stankevicius, sin traspaso

La defensa es una de las líneas en las que más complicado es obtener beneficio en el balance de compras y ventas y los chés llevan dos años lográndolo. Si el verano anterior fue Raúl Albiol el que se fue, en éste han sido Alexis y Marchena los que han hecho las maletas, dejando en la caja siete millones de euros. Para compensar sus salidas llegaron Ricardo Costa, a coste cero pues finalizaba contrato, y Stankevicius, cedido por la Sampdoria. Así, el centro de la zaga sigue contando con cinco futbolistas solventes que están rotando y, encima, se han ingresado siete millones en las arcas valencianistas.

Los laterales blanquinegros no han sufrido cambios y siguen Bruno, Miguel, Mathieu y Jordi Alba, al que Emery ha reconvertido para evitar un fichaje y adaptarse a la economía de guerra. Stankevicius también juega de lateral.

64 millones de ganancia arriba

Si una zona ha servido para llenar las arcas del Valencia ésa ha sido la delantera, donde tres traspasos supusieron un ingreso de 77 millones de euros. David Villa fue la venta más alta del año cuando el Barça pagó 40 millones por él. Por Silva el City abonó 30 y el Birmingham siete por Zigic. Para sustituirlos, los técnicos blanquinegros sólo gastaron 13 kilos, los diez de Soldado y tres más por Aduriz.

Está por ver el análisis de final de campaña, pero lo cierto es que el milagro de vender por 77 y comprar por 13, obteniendo 64 millones de beneficio, y que la delantera siga siendo muy competitiva es para estudiarlo.

Eso sí, quizás a la parcela ofensiva le falta profundidad para suplir una posible baja de larga duración y ahí se optaría por jugar con un mediapunta, el Chori Domínguez o Mata, y un solo ariete.

No hubo inversión en la portería

Tras varios veranos en los que hubo que firmar guardametas, en éste no fue necesario ya que la extraordinaria temporada de César propició que, con renovarlo, la portería estuviera de sobra cubierta. El año pasado fue Moyà el que llegó a Mestalla por cinco millones de euros y, una campaña antes, fue Renan el que se contrató por tres. Ahora, el brasileño ha regresado a su país y el meta balear está a la espera de que César baje su rendimiento, algo de lo que no hay indicios.

Además, Emery apostó porque Guaita se quedara en la primera plantilla y no se fuera cedido a alguno de los muchos clubes de Primera que solicitaron su préstamo. Con esto, se garantiza que nadie se relaje y que, en caso de varios imprevistos, siempre haya al menos un arquero de nivel. Y todo a coste cero, pues no se ha tenido que invertir nada en ese puesto.

10 millones para el eje del equipo

La sala de máquinas del Valencia llevaba tiempo necesitando piezas de calidad y fue este verano cuando llegaron dos por un montante total de 10 millones de euros. Para el pivote defensivo Topal fue el elegido y se abonaron cuatro millones por él, mientras que para intentar sustituir a Rubén Baraja, que acabó contrato, se contrató a Tino Costa por seis millones más. Con esto, la medular fue la única línea deficitaria, aunque en los movimientos de mercado el cuerpo técnico apostó por traer un cerebro con parte del dinero obtenido por David Silva.

Al igual que ha ocurrido con la defensa, los costados del centro del campo tampoco se han tocado y siguen Joaquín, Pablo Hernández, Mata y Vicente. A ellos se ha sumado Feghouli, otra apuesta a coste cero que tras una buena pretemporada cuenta para ambos interiores.