"Como jugamos ahora casi me veo más de lateral que de interior"

Liga BBVA | Racing

"Como jugamos ahora casi me veo más de lateral que de interior"

"Como jugamos ahora casi me veo más de lateral que de interior"

Las tertulias del Gambrinus con... Óscar Serrano. Se rompió hace cinco meses frente al Villarreal y, poco a poco, con sufrimiento, se está recuperando. Ve con optimismo el futuro del equipo y el suyo propio. Que así sea.

Se disputaba la jornada 34 del Campeonato liguero 09-10. Era el domingo 25 de abril. El Racing recibía en su feudo al Villarreal; los cántabros luchaban por mantenerse y los castellonenses por alcanzar Europa. Apenas se llevaban 30 minutos de partido cuando Óscar Serrano intenta controlar un pase a la espalda de la defensa visitante.

"Estiré la pierna para controlar el balón y noté que la rodilla se iba, como si se pasara de largo. Sentí un dolor muy fuerte y apenas podía moverme". El doctor Ceballos salta al campo para atender al lesionado que, sin embargo, sale por su propio pie aunque con algunos gestos de dolor, mientras el galeno pide el cambio. Ya en la banda, intenta regresar al terreno de juego:

"El médico señaló que lo más probable es que tuviera algo serio y pidió el cambio, pero mientras esperábamos le dije que me dejara probar por si podía seguir. Me dijo que diera una carrerita para ver cómo estaba y le contesté algo así como si hay que probar lo hago dentro. Y pedí permiso al árbitro. Yo intuía que estaba roto pero, no sé, esperas como un milagro o algo así. Entré al campo y en cuanto me pasó el balón Gonzalo...".

Rondando las cinco y media de la tarde, como si de una cornada se tratara, Óscar Serrano sufría en propia carne una grave lesión, la primera en su carrera deportiva. Minutos antes se acababa de romper el ligamento cruzado de su pierna izquierda y empezaba un largo calvario por recuperarse. Fue operado el 4 de mayo en Barcelona por el doctor Cugat y allí, en su casa, comenzó una rehabilitación que, cinco meses más tarde, va por buen camino, aunque el catalán no se marca plazos para regresar a los terrenos de juego:

"Desde hace unos días estoy tocando el balón. Poco a poco me siento más seguro y ya hago centros al área. Ahora, pasados cinco meses, la mejoría se nota cada 15 días pero la recuperación ha sido muy dura. Nunca pensé que levantarte tras una lesión fuera tan duro; estás noche y día trabajando y no ves la luz. Parece que, por muchos ejercicios que hagas, no progresas. Hace poco he realizado unas pruebas que se llaman isocinéticas, que sirven para medir la fuerza que tienes en la pierna, sobre todo en los isquiotibiales y en el cuádriceps, y ha aumentado en los últimos 15 días un 20%, lo cual está bastante bien. Lo que no consigues es aumentar la masa muscular; eso te lleva más tiempo, al menos a mí me cuesta más ganarla".

Coincidencias. Los comensales han ido dando buena cuenta del menú preparado por Miguel Martín; jamón ibérico, gambas a la plancha, chuletón y profiteroles con helado de queso. Y la sorpresa salta al final. Ayer, 30 de septiembre, Óscar Serrano cumplió 29 años y había que celebrarlo, al menos, con una tarta. La conversación, se aleja poco a poco de la lesión que le mantiene inactivo y se centra más en el juego del equipo y en el próximo rival, el Villarreal, el mismo frente al que vio truncada por, al menos, seis meses su carrera futbolística. La primera valoración la realiza sobre el equipo y el nuevo sistema de juego implantado por Portugal:

"Tal y como está jugando el equipo creo que deberíamos tener algún punto más. Ante el Valencia y Sevilla fuimos de menos a más y sólo sumamos ante los andaluces. El equipo está más compensado y con más alternativas que el año pasado pero está claro que en el fútbol mandan los resultados y te la juegas todos los domingos en 90 minutos, da igual quien sea el rival, de los fuertes o de los débiles".

El catalán lo tiene muy claro a la hora de dar importancia a los partidos de casa:

"La clave pasa por ser muy fuertes en nuestro campo y no dejarnos tantos puntos como en temporadas anteriores. Me acuerdo que jugando en el Espanyol, cuando tenías que viajar a Santander sabías que era muy difícil llevarte algo. Además, fuera de casa, siempre pescas, pero lo importante es no perder tantos puntos en El Sardinero. Pero creo que vamos a sufrir menos. Con dos resultados positivos coges aire".

Poco a poco la conversación va llegando a su fin, pero el de Blanes aún tiene cosas que contar. Habla ahora de las bandas y del sistema de juego:

"Aquí es complicado jugar por la banda. Hay que correr mucho para adelante y también para atrás. En cuanto empiezas a fallar enseguida te tachan y cuesta mucho volver a caer bien a la gente. Estando en el Espanyol jugué un partido, precisamente contra el Villarreal, por la banda derecha y es igual que por la izquierda..., pero no es lo mismo. Hay una serie de automatismos adquiridos para cada sitio y eso se nota. En un partido cumples el expediente y vale, pero nada más".

Y el estilo, ¿qué le parece?

"Con el sistema de juego que está utilizando el equipo ahora casi me veo más de lateral que de interior".

Aún le queda tiempo para volver al campo pero Portugal tendrá otra opción para la banda izquierda de El Sardinero.