Competición
  • Clasificación Eurocopa

García Macua no puede frenar la fuga de directivos

Liga BBVA | Athletic

García Macua no puede frenar la fuga de directivos

García Macua no puede frenar la fuga de directivos

Mikel Saiz

Se le han ido cuatro, el último esta noche, y tiene el anuncio de que habrá dos dimisiones más.

La directiva del Athletic tiene abierto un agujero en forma de dimisiones. Hace un año dejó el club Joseba Inchaurraga, entonces vicepresidente primero, y el pasado julio se fueron los directivos Sandra Aurtenetxe y Gonzalo Sánchez. La sangría continúa y esta noche se ha formalizado la renuncia de Carlos del Campo. Además de estos cuatro ya dimitidos, hay otros dos colaboradores del presidente Fernando García Macua (Mónica Durango y Jon Lertxundi) que han comunicado al máximo responsable de Ibaigane su intención de dejar el club. Las últimas salidas se han debido a la falta de sintonía del presidente con buena parte de su junta. Le tachan de no consultarles en las decisiones y de falta de talante. Es más, algún directivo se ha enterado de determinadas toma de decisiones por la Prensa.

Los estatutos del club expresan que si la mitad de los directivos que iniciaron el mandato dimiten, el presidente se vería obligado a convocar elecciones de inmediato. García Macua podría tener problemas si a los anuncios de salida de Durango y Lertxundi se unen un par de directivos más. El presidente trata de retrasar al máximo la marcha de Durango y Lertxundi, a los que ha pedido que por lo menos aguanten hasta la celebración de la Asamblea de Socios Compromisarios que se celebrará la segunda quincena de octubre. La intención del presidente es presentarse a la reelección (finaliza mandato en julio), pero la marejada que tiene en su junta directiva puede debilitar su próximo proyecto.

Del Campo: "Irme no obedece a ninguna estrategia"

Carlos del Campo, que ha entregado su carta de dimisión a última hora de la tarde, ha resaltado en una entrevista concedida a Canal Bizkaia que "para mí es un día triste. Es una decisión que puede ocurrir en cualquier entidad y no hay que darle tanta importancia. Ciertas lecturas que se han hecho de esta decisión me han hecho daño porque son erróneas. Me voy de manera personal porque lo de salir no obedece a ninguna estrategia. Hemos tratado de solucionar las cosas en el club de una manera razonable, pero no ha podido ser. Cualquier miembro de un grupo puede sentirse más o menos cómodo dentro del proyecto y en mi caso ahora se puede decir que no estoy cómodo porque no tengo actividad en el grupo y se puede decir que no sumo. No tengo crítica para mis compañeros de los tres últimos años y debo asumir que no he sido capaz de tirar hacia delante y que ha llegado mi hora. Si me voy ahora es porque se trata de una decisión muy meditada".