"Si me dan a elegir prefiero jugar de nueve"

Markus Rosenberg

"Si me dan a elegir prefiero jugar de nueve"

"Si me dan a elegir prefiero jugar de nueve"

reportaje gráfico: nacho cubero

Ha sido el indiscutible protagonista de la semana, tras la fortuita entrada que sufrió en la sesión del martes. Es seria duda para el partido de mañana, aunque si por él fuera, haría todo lo posible por debutar ya en El Sardinero. Por lo pronto, va dejando muy claro dónde le gustaría jugar.

¿Cómo se encuentra tras la entrada del martes?

Ahora tengo mucho dolor en la rodilla. Cada día estoy mejor pero me sigue doliendo. Veremos lo que pasa y si da tiempo a llegar al partido. Probaré a entrenar mañana (por hoy) y a ver cómo me siento.

No sé si es consciente de que todo el mundo se llevó las manos a la cabeza

Bueno, fue una entrada normal pero yo también me asusté mucho porque ya he tenido problemas en la rodilla izquierda. Se me salió la rótula en junio de 2009 (estuve lesionado hasta septiembre) y directamente se me vino eso a la cabeza tras la entrada...

¿Qué le parece El Sardinero, cree que se sentirá cómodo este año en este estadio?

Sí, por supuesto. Es un estadio pequeño pero muy coqueto. Espero que el ambiente dentro sea bueno, lo comprobaré el domingo, si tengo la opción.

¿Nervioso, cosquilleo...?

Sí, siempre pasa cuando juegas tu primer partido en casa; estás un poquito nervioso, quieres demostrar lo que vales a tu afición... Sería una pena, para mí, perderme el primer partido en casa.

Su debut en Mestalla fue perfecto, salvo esa ocasión frente a César. ¿Cuántas veces la ha visto mentalmente?

No pienso en esa ocasión, sino en las tres que tuve... Pude marcar tres goles y al final me fui de vacío. El partido del equipo fue bueno pero si hubiera marcado quizá nos hubiéramos llevado la victoria. Todo fue perfecto, salvo que no marqué.

No marcó pero en general la afición y prensa quedaron muy satisfechos con su partido.

Sí. Siempre es difícil llegar a una nueva ciudad, nuevo club, nuevos compañeros, entrenador... Por eso estoy satisfecho, pero al final acabé mal porque no pude marcar gol; tuve muchas oportunidades y como el resto de compañeros jugaron bien, un poco pienso que la derrota es por mi culpa.

Se mete mucha presión, ¿no?

Sí, pero es que el partido fue eso. El equipo jugó bien defensivamente, el centro del campo presionó mucho y bien, centros fantásticos por las dos bandas, y tanto Munitis como yo nos entendimos bien... Todo fue perfecto, excepto yo.

En Mestalla jugó como delantero centro. ¿Dónde prefiere jugar, ahí o de media punta?

De '9'. Está más cerca de la portería y del gol. Contra la Real Sociedad jugué algo más retrasado; tocas más el balón, estás más activo en el partido pero no estás tan cerca del gol. Puedo jugar en las dos posiciones pero si me dan a elegir, prefiero de nueve porque es más fácil marcar goles.

Se habrá dado cuenta de que ya es un ídolo de la afición. Algo parecido a lo que pasó con Zigic hace cuatro temporadas. Además llevan los dos el dorsal '12'...

No sabía que también llevaba ese número. Sé que aquí fue un gran jugador y que marcó muchos goles. Aún no he sentido ese calor de la afición porque no he jugado en casa pero sí noto el cariño de la gente por la calle o en los entrenamientos. Por eso quiero jugar el domingo. Haré todo lo que esté en mi mano, aunque depende de lo que decidamos entre Portugal, los médicos y yo.

¿Qué diferencias más notables ha notado entre la Liga y la Bundesliga?

Bueno, sólo he jugado un amistoso y un partido de Liga, pero quizá allí sea más física y aquí más técnica. Es lo poco que he podido percibir.

¿Su intención es la de cuajar una buena temporada aquí para luego volver al Werder?

No pienso en qué sucederá el año que viene. Tengo contrato aquí y otro año más en Alemania. Nadie sabe qué pasará después de eso.

La gente se pregunta qué pasó ese último día del mercado de fichajes, con esa renovación por un año...

El Werder no me iba a ceder en mi último año de contrato para que quedara libre. Firmé para poder venir aquí y todo el mundo acabó feliz por ello.

Ya ha confesado que el Racing tiene un equipo como para aspirar a algo más que la permanencia. ¿Habla con el corazón o con la cabeza?

Con los dos. Cuando empiezas una temporada no puedes ser negativo, hay que esperar a jugar varios partidos para ver dónde vas a estar situado. Nada más llegar, la primera impresión que tuve es que el Racing siempre juega por evitar el descenso, las expectativas nunca son más altas. Después del primer partido, no me veo jugando por abajo sino de mitad de tabla hacia arriba.

¿Qué jugador es el que más le ha impresionado?

Bueno... Muchos, no quiero escoger ninguno.

Pero sí que está muy unido a Kennedy, algo normal...

Claro, jugamos en la selección juntos y es normal. Llegó un mes antes que yo y me está ayudando mucho al principio. Es un tío muy abierto, extrovertido, hace amigos con facilidad y todo el mundo le quiere.

¿Y usted...?

¿Yo? Soy algo más callado, Kennedy es más activo.

¿Vive solo en Santander o con su familia?

Con la familia, mi mujer y mi hija de cinco meses, Isabella. No puedo dejarlas en Suecia o Alemania, tengo que estar con ellas porque si no, no hubiera venido. La familia es muy importante para mí.