El Boquerón vuelve a casa

LIga BBVA | Barcelona-Hércules

El Boquerón vuelve a casa

El Boquerón vuelve a casa

carlos rodríguez

Esteban mide su ilusión al perfeccionismo del Barça, hambriento de puntos

El culé mira el calendario y no sólo cuenta para hoy con los tres puntos, sino que espera una goleada que marque aún más las distancias con el resto de equipos y destroce la moral de los aficionados rivales. Los herculanos observan el orden de juego y atienden a la ilusión de estrenarse en Primera trece años después en el Camp Nou, tomando como referencia el 2-3 del curso 1996-97 con remontada incluida. El menú asoma apasionante para esta tarde.

Guardiola conoce tanto a su plantilla que cuando dice que los ve "bien" está convencido del juego fluido y con la efectividad de los últimos años. Busquets tocará rápido, para que Iniesta trate de conectar con Messi, Bojan y Villa. A su vez, Esteban analiza tanto al enemigo que lleva los quince días de parón cavilando si jugar sin alguien fijo por la derecha con la idea verbalizada de "robarle la pelota al Barça", un reto al alcance de pocos. Probó estos últimos días con Tiago Gomes en el centro, aunque basculando a la derecha. Pretende resetear el disco duro catalán con el portugués, Fritzler y Abel Aguilar, que el curso pasado salió escaldado del Camp Nou con el Real Zaragoza (6-1).

Pamarot.

O se pone las pilas y marca la raya con Abraham Paz o el francés acabará sufriendo con las constantes acometidas azulgrana. El francés, en Segunda, tuvo pocas opciones, generó muchas dudas, aunque para la presente, parece haberle ganado la partida a Sergio Rodríguez (ex culé como Rufete y Cristian), que verá desde el banco el regreso del Boquerón a su casa.

2.500 herculanos estarán en el coliseo azulgrana

Alicante lleva varios días oliendo a partido grande. En la ciudad sólo se habla de la visita al Barça de esta tarde y del último triunfo blanquiazul en el Camp Nou, en la temporada 96-97 (2-3). Aquella hazaña queda muy lejana y por eso, más de 2.500 herculanos se desplazarán hoy al coliseo culé para intentar renovar sus sueños. El Barça envió a principios de semana unas 300 entradas, pero las peñas agotaron el papel en cuestión de horas. De esta forma, está previsto que sean muchos los aficionados que se desplacen a la Ciudad Condal por su cuenta. El Camp Nou estará teñido de blanquiazul en todas sus gradas, ya que la mayoría de los seguidores alicantinos estarán entre los socios culés.