Los descartes dejan sitio al nuevo refuerzo

Liga BBVA | Sevilla

Los descartes dejan sitio al nuevo refuerzo

Los descartes dejan sitio al nuevo refuerzo

MANU

El club manda a Chevantón, Duscher y De Mul a trabajar con el filial

Ya relataba ayer este diario que el próximo paso que los técnicos querían dar para la elaboración del nuevo equipo se basaba en reducir el alto número de efectivos con los que trabajan desde que arrancó la temporada. Monchi entendió las razones del entrenador y ayer se activó la 'operación limpieza'. Duscher, De Mul y Chevantón fueron enviados al filial, equipo con el que se entrenarán hasta que encuentren un nuevo destino. "La decisión se ha tomado a petición del entrenador por razones de eficacia en la organización de los entrenamientos y con la aceptación de los jugadores", aclaró el club, que quiso asegurar que detrás de esta decisión no se levantará polvareda. David Prieto, que negocia con el Tenerife, sumó otra ausencia junto a Campaña y Luis Alberto que pasaron a trabajar bajo las órdenes de Ramón Tejada. De una tacada, Álvarez eliminó a seis futbolistas, todo un alivio para el trabajo diario.

Los descartes abren así hueco a la contratación del nuevo medio, una operación que mantiene abierta la secretaría técnica desde hace algunas semanas y que podría cuajar en breve. No obstante, Álvarez, esquivo siempre a las quejas y a las exigentes peticiones, ha recomendado a Monchi que se tome la decisión con calma. "Siempre me preguntáis por Cigarini, pero estamos barajando otras posibilidades. Hay otras opciones. Cigarini es un buen jugador y nos sigue haciendo falta ese hombre que pueda dar el último pase", deslizó el propio entrenador en Punto Radio. Los técnicos no terminan de dar el paso adelante con el centrocampista italiano. Son conscientes de que no pueden fallar en ese refuerzo, sobre todo después de las carencias que el equipo asomó en esos lugares del campo la temporada pasada.

De momento, la prensa italiana dice que el Nápoles entiende "insuficiente" la oferta de 300.000 euros por la cesión y la cláusula de 6 millones por sus derechos totales. "No soy amigo de las prisas", dice Álvarez. Monchi medita con el técnico la decisión final. Parece que será el último movimiento que hará el club. Por lo tanto, todo queda a la espera del nuevo centrocampista.