Estás leyendo

El Barça-Madrid se juega el 28 de noviembre

Clásico | Barça-Madrid

El Barça-Madrid se juega el 28 de noviembre

El Barça-Madrid se juega el 28 de noviembre

"Ya huele a Liga", dijo un Valdano que congenió mucho con Rosell

El sorteo del calendario de Liga 2010-11 deparó que el primer clásico sea el 28 de noviembre. Será en el Camp Nou, un Barça-Madrid que escenificará el primer asalto por la Liga. La temporada pasada, el campeonato se decidió por los partidos directos entre ambos clubes. Si en esta continúa el bipolarismo, el cenit se alcanzará el 17 de abril en el Bernabéu, un Madrid-Barça que, como cada año, reunirá tanta emoción que parecerá el último.

Resulta curioso pero no es casual que el primer clásico se dispute siempre en las mismas fechas, últimos de noviembre o primeros de diciembre. En realidad, el sorteo que cada año se celebra en la sede de la Federación está condicionado. Decir que está dirigido no es correcto, pero sí existen unas premisas que lo condicionan.

Datos. A los equipos grandes se les asigna un número (el Madrid era el 2, el Barça era el 8, y así con Atlético, Valencia, Sevilla, Athletic...). Esos equipos están separados en el panel de tal forma que en la primera jornada no se enfrenten entre ellos. No interesa un gran partido a últimos de agosto, con la afición de vacaciones.

En cambio, sí interesa que el campeonato vaya cogiendo temperatura de inmediato. Por eso se enfrentarán Atleti y Barça en la tercera jornada por segunda temporada consecutiva, como en las dos anteriores lo hicieron en las jornadas 6 y 7. No es casualidad.

Que los choques entre los grandes se espacien con cuentagotas propicia que a veces se forme en el calendario el efecto Tourmalet, también llamado etapa reina, que supone tener que enfrentarse a ellos de manera consecutiva.

Sin entrar en detalle pero reconociéndolo implícitamente, Fernando Garrido, que presentaba el acto del sorteo, soltó la clave: "Esto es un deporte profesional y existen unos intereses". Apuntaba a las televisiones, en primer lugar, y a las medidas de seguridad, en segundo.

Porque, efectivamente, uno de los matices que condiciona el sorteo es la seguridad en las ciudades. Por eso Madrid y Atleti han de jugar siempre uno en casa y el otro fuera, lo mismo que Barça y Espanyol, Valencia y Levante, Athletic y Real Sociedad o cuando otros años coincidían Sevilla y Betis o Sporting y Oviedo.

El clásico.

Se vio congeniar a Jorge Valdano con Sandro Rosell. Rosell, como ya hiciese un día antes en la Asamblea de la LFP, no quiso hacer declaraciones. Derivó en su directivo Javier Bordas. Sí habló Valdano, con ilusión: "Ya huele a Liga. Estamos muy ilusionados con este sorteo. El orden de los partidos no importa tanto porque al final tienes que jugar contra todos. Hay que estar a la altura de un campeonato de la categoría de la Liga española. Cuando recibamos al Barça en el Bernabéu (17 de abril) además, ya habremos jugado partidos de Champions y el equipo estará rodado". Curiosamente, el 17 de abril será Domingo Ramos, y sólo tres días después se jugará la final de Copa, en la que podrían estar uno o los dos equipos.

También te puede interesar