Henry quiere ganar un título de la MLS antes que Beckham

Internacional | EE UU

Henry quiere ganar un título de la MLS antes que Beckham

Henry quiere ganar un título de la MLS antes que Beckham

El internacional francés Thierry Henry se ha convertido en la última gran estrella mediática que desembarca en la Liga Profesional en Estados Unidos (MLS), tras la llegada del inglés David Beckham.

Dos estilos de juego y de personalidad opuestos, e inclusive objetivos a conseguir en su aventura estadounidense, Beckham en el Galaxy de Los Ángeles y Henry en los Red Bulls de Nueva York.

Porque mientras Beckham nunca dijo que llegaba para ganar títulos sino para "desarrollar" y vender al mundo la imagen del fútbol en Estados Unidos, Henry no ha dudado en manifestar que sólo llega para "triunfar" y "ganar".

Ambos dejaron atrás la Liga española después de haber jugado para los dos equipos más poderosos de la competición y también eternos rivales como son el Real Madrid y el FC Barcelona.

Beckham llegó en el 2007 con un contrato de 33 millones por cinco temporadas, más todos los ingresos de venta de imagen y productos relacionados con su figura por promocionar la MLS en el mundo.

De ahí, que Beckham, de acuerdo con la estrategia de los directivos de la MLS, encabezados por el comisionado Don Garber, decidiesen que la franquicia ideal era la del Galaxy de Los Ángeles, el segundo mercado más grande del país, pero donde estaba el mundo de Hollywood, que es en el que mejor encajaba el astro inglés junto a su esposa Victoria, una ex componente de las "Spice Girls".

Pero mientras su promoción de imagen a través del mundo de Hollywood y de la farándula tuvo un cierto impacto, su aportación deportiva en el campo fue desde el inicio bastante pobre.

Sin embargo Henry, de 32 años, quiere conseguir un título desde ya y anunció que no volverá a jugar más con la selección de Francia para centrarse por completo en su nueva aventura.

"Venir aquí fue muy fácil para mi. Quería competir, ganar con mi equipo y compañeros un título", afirmó Henry. "Después tengo amigos en la ciudad, conozco la ciudad, pero por encima de todo, lo que me motiva más es que quiero ganar".

Por su parte, el gerente de los Red Bulls, Erik Soler, calificó el fichaje de Henry de histórico y que marcará una nueva era no sólo dentro del equipo sino también en la MLS.

"Es un momento histórico para este equipo, que está listo para fichar a una gran estrella. Ahora tenemos un campo fantástico, el Arena Red Bulls. Una organización que está preparada y un buen cuadro técnico", destacó Soler. "Pienso que contamos con todas las piezas para asegurar que él (Henry) pueda desarrollar lo que vino a hacer aquí y eso no es otra cosa que rendir en el campo".

"Es un gran día para el fútbol en América. Es el principio de una nueva era para nuestra liga y es un día importante para los aficionados del fútbol en el área de Nueva York al tener uno de los mejores futbolistas del mundo", señaló el comisionado de la Liga, Don Garber.

Garber recordó que en el pasado mundial se demostró que el fútbol en Estados Unidos es un deporte con un gran futuro, que ha entrado en todos los sectores de la sociedad.

"La Copa del Mundo nos aportó en muchos aspectos cosas que ni habíamos imaginado. 25 millones de personas vieron la gran final, una audiencia mayor que la que se dio en Gran Bretaña", subrayó Garber, quien mencionó que "Henry es la figura que llega para continuar esa labor".

Y se ha entrenado con sus nievos compañeros

El delantero internacional francés Thierry Henry fue presentado a sus nuevos compañeros de los Red Bulls con los que firmó un contrato por cuatro temporadas como segundo jugador franquicia y realizó el primer entrenamiento dentro de la Liga Profesional de Fútbol de Estados Unidos (MLS). "No sabes lo feliz que estoy", declaró Henry cuando llegó al campo de entrenamiento. "Estoy muy feliz de estar aquí y por fin ver a mis compañeros", añadió.

La nueva estrella de los Red Bulls tuvo una sesión ligera de entrenamiento en la Universidad Estatal de Montclair, en Nueva Jersey. Aunque Henry, de 32 años, quiere jugar el partido del sábado en Columbus contra el Crew, el actual líder de la Conferencia Este y máximo rival de los Red Bulls, donde milita el internacional argentino Guillermo Barros Schelotto, el cuadro técnico y directivos del equipo consideran que tendrá que esperar a la próxima semana.