La reunión Henry-Sarkozy enfada a los sindicatos

Mundial 2010 | Francia regresó y no se dejó ver

La reunión Henry-Sarkozy enfada a los sindicatos

La reunión Henry-Sarkozy enfada a los sindicatos

El Elíseo califica la reunión con el jugador de "orden privado"

Thierry Henry fue recogido por un coche del Gobierno francés, escoltado por dos motoristas de la policía, en dirección al Elíseo tras llegar con el resto de sus compañeros al aeropuerto de Burget (cerca de París). A las 12:30 horas, el jugador del Barcelona fue recibido por el presidente francés Nicolas Sarkozy. El encuentro duró una hora y cuarto sin que nadie supiera lo que el delantero habló con el presidente galo. Pero lo que ocurrió en Sudáfrica debió ser el tema principal de la conversación. Desde el Elíseo se dio un comunicado oficial en el que se indicaba que esta reunión era de "orden privado" y que fue "el propio jugador el que deseó hablar con el presidente".

La recepción del ex capitán de la selección de Francia por el Jefe del Estado fue criticada en el país galo porque coincidió la manifestación en contra de la decisión del Gobierno de retrasar la edad de la jubilación. La oposición reprochó al presidente que recibió al futbolista del Barcelona en lugar de hablar con los sindicatos para encontrar una solución a este espinoso problema.

El malestar continuó cuando la reunión con una ONG para tratar el próximo G-20 se anuló. Un portavoz de la ONG Care, indignado, comento irónicamente: "Recibir a un futbolista debe ser más importante que la situación de tres mil millones de pobres en países en vías de desarrollo".

El Gobierno explicó que la reunión no fue anulada por esta razón, sino porque el presidente tenia que preparar el G-20 y el G-8 que empezarán hoy. También afirmó que las dos reuniones no estaban en el mismo horario. Sin quererlo y desearlo, el equipo de Francia se crea nuevos enemigos

El presidente galo, además, dio orden a sus ministros de que se encarguen que les bleus no perciban ninguna prima económica. Sarkozy exigió "responsabilidades por el desastre de la selección en el Mundial" en una nota tras reunirse con el primer ministro, François Fillon, y la titular de Deporte y Salud, Roselyne Bachelot. El presidente pidió que los responsables asuman las consecuencias y se responda los problemas estructurales.