La victoria queda en manos del que la buscó, dice la prensa argentina

grupo b | grecia 0 - argentina 2

La victoria queda en manos del que la buscó, dice la prensa argentina

Además del resultado y la clasificación "con autoridad" a los octavos de final, los principales diarios de Buenos Aires destacan el gol conseguido por Palermo y el aceptable, "aunque sin brillo", encuentro de Messi.

La victoria quedó en manos "del único equipo que la buscó", asegura la prensa de Argentina al comentar hoy el triunfo de la selección albiceleste ante Grecia por 2-0 en uno de los partidos que cerraron el Grupo B del Mundial de Sudáfrica 2010.

Además del resultado y la clasificación "con autoridad" a los octavos de final, los principales diarios de Buenos Aires destacan el gol conseguido por Martín Palermo y el aceptable, "aunque sin brillo", encuentro de Lionel Messi. "Palermo llevó su leyenda a Sudáfrica: con su gol selló el pase argentino a los octavos de final del Mundial", subraya el sitio www.infobae.com.

"Con el toque de Palermo, Argentina se clasificó a los octavos y espera a México", coincidió el portal electrónico del diario La Nación. El sitio web de Clarín, por su parte, remarca la puntuación ideal lograda por los de Diego Maradona, mientras que el de Infobae considera que las figuras albicelestes fueron "Juan Sebastián Verón, Mario Bolatti y Clemente Rodríguez". A Palermo también le dedica un recuadro al indicar que el delantero de Boca Juniors "ya tiene un final soñado para su película".

"Ingresó por Diego Milito y enseguida cumplió: tomó un rebote del portero griego tras un remate de Messi y definió con su pierna derecha al lado del palo", considera. Sobre el delantero del Barcelona, "al que se le sigue negando el gol", indica que "tuvo un rendimiento aceptable, aunque no brilló como en los anteriores partidos" ante Nigeria y Corea del Sur.

Los periódicos también subrayan la labor de Martín Demichelis, uno de los futbolistas argentinos más criticados tras los dos primeros encuentros del Mundial, al apuntar que el defensa del Bayern Múnich "rompió el maleficio" y abrió el partido con un disparo a quemarropa.

Como ya es tradición en el fútbol argentino, cientos de hinchas con camisetas y gorros albicelestes celebraron la victoria en el Obelisco de Buenos Aires, alrededor de un enorme muñeco inflable de Maradona. El gobierno de la capital del país instaló pantallas gigantes en dos grandes parques de la ciudad, adonde se acercaron para ver el partido otros cientos de aficionados.