"Fuimos felices cuando Rosell abandonó el club"

Laporta

"Fuimos felices cuando Rosell abandonó el club"

"Fuimos felices cuando Rosell abandonó el club"

enric fontcuberta

Barcelona. Se le hincha la vena cuando le preguntan por Rosell, el favorito en las elecciones. Ayer cargó con dureza contra él y parece obsesionado en que no consiga su objetivo el 13 de junio. ¿Por qué será?

Parece que están interesados en Manchester en llevarse a Touré e Ibrahimovic.

El mercado es dinámico y si hay clubes interesados en jugadores del Barça, es normal que se pongan en contacto con nosotros. No hemos puesto a ningún jugador en venta, pero algunos agentes nos han manifestado su inquietud respecto algunas cuestiones deportivas. Sería una lástima que Touré abandonase el Barça. Es un jugador que nos gustaría tener aquí muchos años

¿Cree que llegarán fichajes al equipo antes de que comience el Mundial?

Nuestra intención es mantener la plantilla que ya tenemos y reforzarla con Villa, que ya está aquí, y también con algún otro jugador. Si hay jugadores que nos piden marcharse tendremos que estudiar esa posibilidad pero en principio contamos con todos los jugadores.

¿Estaría dispuesto a pagar lo que fuera por ver a Cesc vestido de azulgrana?

Nosotros nunca hemos pagado precios fuera de mercado. Su precio ha de ser lógico. Si el Arsenal exige una cantidad desorbitada, será que quiere impedir el traspaso.

En 2003, Sandro Rosell para usted era Sandrusco y ahora lo llama Alexandre Rosell. Cómo cambiaron las cosas, ¿no?

Tenía buena relación con él, pero me acabó decepcionando. No me inspiraba confianza. Su actitud era inmadura. Demostró tener muchos celos. Cuando se fue con un grupito de directivos que ahora están con él dijo que sería el apocalipsis, el desierto, pero hemos pasado a vivir los mejores momentos de la historia del Barça. Fuimos felices cuando abandonaron el proyecto, aunque desde que salieron sólo han querido poner palos en la rueda. Me llegó a decir que Valdés, Puyol y Xavi no eran ganadores y que teníamos que venderles. Quiso echar a Rijkaard y a Begiristain a los pocos meses. Lo que aún sigo esperando, ya no sólo como socio sino también como presidente del Barcelona, son unas explicaciones sobre lo de Brasil porque se está vinculando el nombre del club en un presunto caso de corrupción y eso no es bueno para nadie. Que no intente desviar la atención. Está imputado por cinco magistrados.