El Villarreal quiere ser el Inter de la Liga

Liga BBVA | Villarreal - Barcelona

El Villarreal quiere ser el Inter de la Liga

El Villarreal quiere ser el Inter de la Liga

El Barça se juega el título ante un rival que lo gana todo en casa

El Barça puede hacerle esta noche su segundo regalo a la Cibeles. Si el miércoles le evitaba el trago de verse invadida de culés el día de la final de la Champions, ahora puede entregarle una Liga a sus moradores habituales. En el particular Clavo Ardiendo del Real Madrid, la visita barcelonista a El Madrigal está señalada en rojo como la gran esperanza para recortar distancias pues el feudo amarillo se le atraganta a los de Guardiola y eso Pellegrini lo sabe muy bien. El Barça siente ya el aliento madridista en el cogote y está por ver si aguanta esa presión, máxime tras el varapalo europeo.

Y en este pulso liguero, el Villarreal no es convidado de piedra porque se está jugando su plaza europea y, tras una excepcional remontada de la mano de Garrido, no quiere tropezar ahora que ve el objetivo tan cerca. Precisamente, desde que llegó el técnico valenciano, el Submarino ha ganado todos sus partidos de local. Garrido no es Mourinho, ni su Villarreal el Inter, pero le van a plantar al Barça una batalla muy exigente, aunque yéndole de cara. Si los italianos regalaron el balón, el Villarreal no lo hará y su intención es poseerlo más que el rival, por más que sea el Barça.

El concepto está claro y la única duda es si el Submarino saldrá con su descarado tridente (Rossi, Llorente y Nilmar) o retirará un atacante para apuntalar la medular con Senna u otro jugón, Cazorla. Sin olvidar a Ibagaza, el primero de los argentinos en nuestra Liga, ya que hoy se convertirá en el futbolista de ese país con más partidos en Primera. A los de Guardiola les preocupa más el estado de ánimo que los integrantes del once. Con Ibrahimovic señalado, Xavi entre algodones y un Messi menor ante el Inter, está por ver si los cracks culés levantan cabeza.

Cuando la Liga está en un pañuelo, cualquier detalle puede decidirla y, en el caso del Barça, ese detalle se llama colegiados. El Villarreal sabe bien lo que es el Villarato, lo sufrió en sus carnes en la primera vuelta y no sólo porque le escamotearan dos penaltis en el Camp Nou sino porque después, tras sus tibias quejas, le 'castigaron' con tres penas máximas seguidas que le costaron la eliminación copera y varios puntos en la Liga. Ése es el mensaje que se lanza al que protesta y así sigue el Submarino, sin un penalti a favor en esta Liga. ¿Acabará hoy esa racha?