Polos opuestos en el Camp Nou

Liga BBVA | Barcelona - Xerez

Polos opuestos en el Camp Nou

Polos opuestos en el Camp Nou

El atrevido Xerez de Gorosito reta a un líder que no puede fallar y con la duda de Messi.

El culé crecido creerá que el partido de esta tarde será un mero trámite; el hincha azulgrana que se cuida de estar informado de los rivales sabe que el choque no será un simple trámite. De los últimos diez partidos, El Xerez sólo perdió dos (ante el Villarreal en El Madrigal y en Chapín, frente al Getafe), y sumó victorias importantes (en el Calderón, 1-2) y ante rivales directos (Málaga, 2-4, Tenerife, 2-1, y Valladolid, 3-0) que le permiten seguir soñando en la proeza de mantenerse en Primera, pensamiento casi imposible poco antes de las Navidades.

Guardiola lo sabe. Se agarra al tópico de "la final" para ponerle una etiqueta de dramatismo al choque. Los culés encadenan dos partidos toscos (Espanyol e Inter de Milán), en el que los rivales acumularon muchos hombres en la zona ancha, con fuerza y dinamismo, que acabaron por desconectar a Xavi y Messi, las esperanzas vivas de un Barça que llega con la lengua fuera al tramo decisivo de la temporada. La Pulga anda necesitada de un asueto merecido, con muy poco descanso y demasiada responsabilidad; sólo su insistencia por cambiarse provocaría la reacción de Guardiola, sabedor de la necesidad de aire en unos pulmones demasiado cargados.

Tal y como enseñaron al resto de compañeros y rivales de competición (Athletic y Osasuna), el Xerez planteará un partido de fútbol directo, con Bermejo (10 goles y una asistencia en 29 partidos) como referencia, bien apoyado desde atrás con una línea de tres y una media tan comprometida con su juego como estresante para el rival. No hay más. Ese es el secreto de Gorosito, un tipo con las ideas claras, ídolo en Jerez, y que probará suerte en un duelo de polos opuestos en el Camp Nou. Entre ellos hay un mundo aunque dicen que los polos opuestos se atraen.

57 puntos de diferencia, la mayor distancia de toda la historia

El líder recibe al colista. Hay 57 puntos de diferencia entre Barcelona (84) y Xerez (27). Nunca en la historia de Primera se habían enfrentado dos equipos tan dispares. En la penúltima jornada de la 2008-09, el Barcelona (86), ya campeón, recibió a Osasuna (37) con 49 puntos de diferencia, y perdió por 0-1. En toda la historia de Primera, sólo un colista ha sido capaz de ganar en campo de un líder. Y esta sorpresa se produjo en la última Liga: victoria del Espanyol en el Camp Nou por 1-2 con el famoso Delapeñazo. -P. M.