¡Messi, Messi, Messi, Messi!

Champions League | Barcelona 4 - Arsenal 1

¡Messi, Messi, Messi, Messi!

¡Messi, Messi, Messi, Messi!

Extraordinario póquer de goles del crack. Lleva 40 en lo que va de temporada. Impotente el Arsenal pese a que abrió el marcador. Aguarda el Inter

Wenger debe estar desesperado. Con una red supuestamente bien tejida y capacitada para captar jóvenes talentos, el francés no anotó el nombre del más grande y el mejor: Leo Messi (cuando pudo llevarse a Cesc a Londres en 2003, el argentino jugaba con el ahora jugador franquicia del Arsenal, ayer en el palco). En una actuación memorable, en un espectáculo sólo paladeable y degustable para los amantes del buen fútbol, el Pulga destrozó en 21 minutos (del 21' al 42' de la primera parte) la trama romanticista y soñadora que dicen que el entrenador francés tiene en su cabeza. ¡Tururú! Los ingleses no le llegan en juego ni a la punta de los estilizados tacos de las botas a los azulgrana, que en un gesto de rabia y clase destrozaron en un plis plas al rival, mucho más duro que la semana pasada, pero igual de tristón que en su campo.

Los gunners mordían en la zona ancha, Xavi y Busquets no encontraban su sitio en el campo y los culés sufrían. Agarrados a la construcción de un más que correcto Márquez, el Barça llegaba de manera tímida a los dominios de Almunia, que pronto intuyó que Messi sería el protagonista. En el 4' y en 11' calibró puntería para estampar su calidad minutos después. Antes, después de una clara falta de Diaby a Milito, el Arsenal creyó en el milagro, puesto que el gigantón Bendtner adelantó a los ingleses, después de que Valdés abortara la primera opción.

El show. Muchos intuían que la cosa se complicaba, pero nadie creía lo que iban a presenciar; en algo más de un cuarto de hora, Messi sacó a relucir la combinación más letal de su repertorio: potencia para finalizar con la zurda. En el 21' se aprovechó de un mal despeje de Silvestre para ponerla en la escudra; en el 37', un pase atrás de Pedro para engañar a Almunia y en el 42', un servicio al espacio con la cabeza de Keita para deleitar a un Camp Nou entregado y que comenzó a gritar el cántico más temido por los madridistas: "¡Sí, sí, sí, nos vamos a Madrid!".

Mientras los culés tocaban siempre en vertical y mostraban su recuperación física, los ingleses basculaban de derecha a izquierda y viceversa para acabar dándole la pelota a su portero. Si los culés abrían el campo con Keita y Pedro (o Alves) para buscar la velocidad, los londinenses hacían lo imposible por conectar con Nasri, tocado después de un recadito de Milito en la primera parte y que nunca cumplió el rol de Cesc.

Los ingleses ganaron en posesión en la segunda parte, pero el Barça ya vivía de rentas y el Arsenal daba muestras de ansiedad. Pero lo que no sabían los británicos es que el argentino se guardaba un cuarto tanto (desde que Puskas hiciera póquer en la final de la Copa de Europa de 1960, nadie había logrado ese éxito a partir de cuartos), para deleite del pueblo. Tras un jugadón (88'), Messi superó a Almunia (40 goles en lo que va de curso), emulando a Van Basten, Inzaghi, Prso, Van Nistelrooy y Shevchenko, que hicieron cuatro goles en un partido de Champions. Así acabó todo, el Barça ya está en semifinales (espera el Inter), y el Camp Nou gritó con locura: "¡Messi, Messi, Messi, Messi!"

Messi y Rivaldo: 25 goles en champions

Con los cuatro goles de ayer (es la primera vez que lo consigue en un partido), el argentino Messi igualó a Rivaldo, que en sus cinco años en el Barcelona consiguió marcar 25 goles en Champions League. Messi le pidió al árbitro alemán Stark llevarse el balón. Otro para su vitrina.