Premier League
Copa Libertadores
Liga Holandesa
FINALIZADO
Utrecht Utrecht UTR

3

Heracles Heracles HCL

1

FINALIZADO
FC Emmen FC Emmen EMM

1

Feyenoord Feyenoord FEY

4

FINALIZADO
VVV-Venlo VVV-Venlo VVV

0

Groningen Groningen GRO

0

FINALIZADO
NAC Breda NAC Breda NAC

2

Vitesse Vitesse VIT

1

Liga Belga
FINALIZADO
Cercle Brugge Cercle Brugge CER

0

Royal Antwerp Royal Antwerp RAN

3

FINALIZADO
Anderlecht Anderlecht ADL

1

Charleroi Charleroi CHR

1

FINALIZADO
Gent Gent GNT

2

Eupen Eupen EUP

0

Liga Rumana
FINALIZADO
CSMS Iaçi CSMS Iaçi LAC

1

FC Dunarea Calarasi FC Dunarea Calarasi DCA

0

FINALIZADO
Astra Giurgiu Astra Giurgiu AGI

3

CS Concordia Chiajna CS Concordia Chiajna CHI

1

Liga Turca
FINALIZADO
BB Erzurumspor BB Erzurumspor BBE

1

Yeni Malatyaspor Yeni Malatyaspor YEN

3

FINALIZADO
Bursaspor Bursaspor BRS

0

Antalyaspor Antalyaspor NTL

2

FINALIZADO
Akhisar Belediyespor Akhisar Belediyespor AKI

3

Fenerbahçe Fenerbahçe FEN

0

Liga Endesa ACB
FINALIZADO
Fuenlabrada FUE

94

Manresa MAN

89

FINALIZADO
Estudiantes EST

80

Burgos BUR

79

FINALIZADO
Baskonia BAS

100

Breogán BRE

78

NBA
FINALIZADO
Dallas Mavericks DAL

107

Houston Rockets HOU

104

FINALIZADO
Indiana Pacers IND

107

Sacramento Kings SAC

97

FINALIZADO
New York Knicks NYK

104

Brooklyn Nets BKN

112

FINALIZADO
Cleveland Cavaliers CLE

116

Washington Wizards WAS

101

FINALIZADO
Atlanta Hawks ATL

106

Denver Nuggets DEN

98

FINALIZADO
Chicago Bulls CHI

77

Boston Celtics BOS

133

FINALIZADO
Memphis Grizzlies MEM

88

Los Angeles Lakers LAL

111

FINALIZADO
Portland Trail Blazers POR

113

Minnesota Timberwolves MIN

105

FINALIZADO
Los Angeles Clippers LAC

98

Miami Heat MIA

121

FINALIZADO
Detroit Pistons DET

108

New Orleans Pelicans NOP

116

Liga Colombiana II
Liga Griega
FINALIZADO
Xanthi Xanthi XAN

1

Olympiacos Olympiacos OLY

1

FINALIZADO
OFI Creta OFI Creta CRE

3

Panathinaikos Panathinaikos PNT

1

FINALIZADO
Atromitos Atromitos ATR

4

Aris Aris ARI

2

FINALIZADO
PAOK PAOK PAO

2

Larissa Larissa LAS

1

Liga Mexicana - Apertura
Liga Iberdrola
FINALIZADO
Rayo Vallecano Femenino Rayo Vallecano Femenino RAYF

1

EDF Logroño EDF Logroño LOGF

1

FINALIZADO
Fundación Albacete Fundación Albacete ALBF

1

UD Granadilla Femenino UD Granadilla Femenino GRAF

3

FINALIZADO
Real Betis Féminas Real Betis Féminas RBF

2

Real Sociedad Femenino Real Sociedad Femenino RSOF

1

FINALIZADO
Sporting Huelva Femenino Sporting Huelva Femenino SHUF

2

Málaga CF Femenino Málaga CF Femenino MALF

0

FINALIZADO
Athletic Club Femenino Athletic Club Femenino ATHF

6

Sevilla Femenino Sevilla Femenino SEVF

0

FINALIZADO
FC Barcelona Femenino FC Barcelona Femenino FCBF

7

Madrid CFF Madrid CFF MADF

0

FINALIZADO
Atlético de Madrid Femenino Atlético de Madrid Femenino ATMF

3

Espanyol Femenino Espanyol Femenino ESPF

1

FINALIZADO
Levante UD Femenino Levante UD Femenino LEVF

0

Valencia CF Femenino Valencia CF Femenino VALF

0

El Arsenal sobrevive a un torbellino

champions league | arsenal 2 - barcelona 2

El Arsenal sobrevive a un torbellino

El Arsenal sobrevive a un torbellino

En un partido planteado como una guerra de estilos entre dos equipos cuya filosofía pasa por tener el balón y atacar, el Barcelona obtuvo un botín positivo pero escaso. Primero dio un extraordinario golpe de autoridad con una lección de fútbol en la que recordó a Europa quién es el campeón de la Champions y en la que enseñó al Arsenal de Wenger que no hay alternativa posible a su mejor versión con un arranque de partido sublime. Tras el descanso Ibrahimovic marcó dos goles y después, con todo bajo control, el equipo azulgrana permitió la remontada de un Arsenal que empató con goles de Walcott y Fábregas, de penalti.

Recuerdo unas palabras de Bill Russell, entrañable genio del baloncesto que gobernó la NBA con Boston Celtics en los sesenta: "sales a jugar y hay diez jugadores, dos entrenadores, tres árbitros, 20.000 personas y una pelota. Y, al final, lo verdaderamente importante es lo que pasa con la pelota". El partido del Emirates era un hermoso pleito por esa pelota, un choque entre dos culturas de fútbol, ambas enamoradas del balón, del juego, del ataque. Arsene Wenger y su Arsenal sobrevivieron después de aprender que ante la mejor versión del Barcelona no hay debate ni polémica. El balón, y por lo tanto el fútbol, le pertenecen.

Al descanso Wenger, o su aterrada esfinge, tenía el siguiente parte de guerra: lesionado Arshavin, lesionado Gallas, descartado para el Camp Nou Cesc Fábregas tras tarjeta amarilla. Y, con todo, el francés podía considerarse un hombre afortunado. Su equipo había sobrevivido, magullado pero en pie, a una de esas exhibiciones de fútbol, raras pero excelsas, destinada a pasar a la historia si hubiera acompañado la puntería al resto de virtudes: circulación, presión, calidad, velocidad, hambre, personalidad, exquisitez.

Lo que hizo el Barcelona en los primeros 20 minutos en el Emirates Stadium fue tan brutal como poético. Brutal porque desarmó y desnudó al rival, le sometió a la privación absoluta de todas sus virtudes. Poético porque lo hizo desde su innegociable y hermoso catecismo. En ese maravilloso tramo de partido, el Barcelona de Guardiola, y es mucho decir, escribió una de sus páginas más hermosas de los últimos 19 meses. Se hizo con el balón, jugó con precisión matemática y pasión desbordada, bordó el fútbol y atacó en cada rincón del campo, robando muy arriba y rematando por tierra, mar y aire.

El balance fue el siguiente en la primera media hora: más del 70% de posesión, catorce tiros -seis entre palos- del Barcelona. En ese tramo pareciía a punto de romperse la eliminatoria, por descontado el partido. La razón: una pizca de torpeza en algún remate, dos de mala suerte en acciones a bocajarro y el resto por cuenta de un Almunia que se agigantó ante lo que era una lluvia torrencial sobre su portería. Remates de toda categoría de Xavi, Messi, Ibrahimovic, Pedro; Xavi, Messi, Ibrahimovic... el 0-0 era un milagro que se sostenía sobre un alambre. Xavi jugaba a su antojo, Messi rompía las líneas por el centro, Busquets devoraba la franja central y los laterales, primero Alves y luego también Maxwell, disfrutaban de la autopista tendida por un Arsenal mal plantado en el campo y asustado, jugando a un fútbol que no es su fútbol, encerrado alrededor de su área y sin tocar el balón. Sus únicas señales de vida, ya sin Arshavin en el campo, las dejó el trabajo del enorme Bendtner y la calidad del menudo Nasri. Señales de vida de un juguete roto, un molusco en manos de un gigante.

De Ibra a Walcott, tablas improbables

Después de probarlo todo, de intentarlo por todos los frentes en el primer tiempo, el Barcelona se encontró con el gol en la primera jugada del segundo y con uno de sus planes más residuales: balón largo de Piqué a Ibra que aprovechó la ausencia de Gallas para ganar el espacio de Song, incómodo como central, y elevar el balón con categoría por encima de un mal colocado Almunia. Si el Arsenal tenía un plan de redención, sesudo o épico, quedó en papel mojado y el partido volvió a su guión de dominio por aplastamiento del Barcelona. Entre el primer y el segundo gol de Zlatan, un cuarto de hora después y con otro gran remate ante Almunia, hubo tiempo para que Valdés se sumara a la excelencia con una parada milagrosa, de las que empiezan a ser rutina para él, ante Bendtner. El segundo gol pareció llevarse por delante todo: Arsenal, partido y eliminatoria. Pintaba a que habría, y hubo, minutos para Henry -al que el Emirates recibió en pie- y rondo del Barcelona. Y así pareció hasta que el equipo de Guardiola bajó revoluciones y apareció en el campo Walcott, el motor de una revolución absolutamente imprevista.

El Arsenal cargó por el lado de Maxwell y Walcott y se armó definitivamente cuando éste marcó el primero en tiro cruzado ante Valdés. Ahí tuvieron sus mejores minutos grada y equipo, con Fábregas enchufado, la banda derecha como centro de operaciones y Walcott como capitán general. Tras la última gran ocasión del Barcelona, de Messi antes de irse del campo, llegó la jugada crucial del desenlace de un partido tremendo: Cesc, en posible fuera de juego, se trabó con la pierna de Puyol a punto de rematar. Bussaca pitó penalti y el propio Cesc empató en un disparo en el que cayó lesionado, en el que se dejó el alma y la pierna.

El Barcelona sumó un resultado de oro a priori pero muy barato a la vista de su juego y de la ventaja, merecida e incluso escasa, que llegó a amasar. Y sin embargo se ve obligado a manejar un partido encarrilado pero peligroso en el Camp Nou, donde además no jugarán, sancionados, ni Puyol ni Piqué. El Arsenal, mientras, pasó de la tumba a la UVI, que parece poco pero que supone un algo, al menos algo, de esperanza. Tendrá que asaltar el Camp Nou y tendrá que hacerlo sin Fábregas y con más argumentos, en ataque y defensa, de los mostrados en el Emirates. Pero puede consolarse con el hecho extraño pero innegable de que la eliminatoria sigue, la Champions sigue y el fútbol, que gracias a equipos como estos puede ser así de hermoso, sigue. Siempre sigue.