De Gea impulsa a Forlán y Kun

Liga BBVA | Atlético 2 - Athletic 0

De Gea impulsa a Forlán y Kun

De Gea impulsa a Forlán y Kun

El Athletic fue superior, pero no remató. Brillantes Llorente y Javi Martínez. El portero local, salvador hasta los goles. Forlán se enfadó con la grada

Fue mejor el Athletic, pero ganó el Atlético gracias a los goles de Agüero y Forlán, como tantas veces antes, y las paradas de De Gea, como tantas veces a partir de ahora. Como en el colegio: porteros y delanteros deciden. Y así, en una noche áspera, lluviosa y sin público, los de Quique sumaron tres puntos vitales en su silenciosa escalada hacia los puestos europeos y Caparrós se fue del Manzanares con un poco de cara de tonto, pero con la cabeza alta. Muy alta. Este notable Athletic, obra suya, era impensable cuando él llegó. Aunque, claro, tener a Llorente y Javi Martínez ayuda...

Porque, tras un paradón de De Gea a cabezazo de Gurpegi, Llorente se destacó sobre el resto como un elfo entre hobbits. Normal, mide 1'95, me dirán. Correcto, pero entonces me reconocerán que no es propio de un tanque que, siete minutos después, se sacase un disparo lejano al palo, propio de Forlán. Y resulta casi antinatural que un rato más tarde se sacara dos recortes secos en el área como un Agüero estirado para provocar el segundo milagro de De Gea. Concluyamos, pues, que lo tiene casi todo y que su único destino razonable este verano es el Mundial.

Abrumado por la exhibición de Llorente, el Atlético estuvo desaparecido en combate durante toda la primera parte. Jurado naufragaba una vez más como mediocentro, Reyes abusaba de la conducción, Forlán y Simao seguían de bajón y sólo Agüero le buscaba las cosquillas a San José, gran proyecto que ayer pasó una noche complicada ante Kun. Como todos los centrales del mundo, por otra parte.

Allí mandaban Llorente, Javi Martínez, otro portento físico con pies de artista, y la exquisita zurda de Gabilondo. Sin Perea en el campo para centrar su presión sobre él, la brega de Toquero quedó en menos, pero el gol visitante parecía cuestión de tiempo. Más cuando la segunda parte nació gemela a la primera y Javi Martínez, luciendo su imperial zancada, probó de nuevo a De Gea con el resultado habitual, pero... Como tantas veces, juega el rival, marca el Atleti.

Valera, otra de las apuestas que le están funcionando a Quique, llegó hasta la línea de fondo y se la puso perfecta a Forlán para que marcara. Justo antes, la grada estaba silbando al Bota de Oro, que lo celebró con rabia y rajó al final. Exige memoria a la grada y tiene razón. Como la grada al pedirle a él esfuerzo constante.

Nuevo escenario. El gol noqueó al Athletic y Agüero decidió sentenciar el asunto, pero Forlán, al que le faltó fe para remachar un centro fantástico, e Iraizoz, que se lució ante un cabezazo de ariete puro, tenían otros planes. De Gea, no: otro cabezazo poderoso de Javi Martínez, otra aparición impecable del portero. El chico tiene 30 años y está mintiendo al mundo. Tiene que ser eso.

Y el Athletic entendió que la justicia se había tomado la noche libre, dio un paso atrás y se resignó a esperar el final. Agüero, no. Tras dos jugadas seguidas en las que Forlán se puso las orejeras y no le pasó cuando estaba solo, se anticipó a San José en un balón suelto y definió con sutileza. Punto final y el Atleti mira al derbi con moderado optimismo. El que da tener a De Gea y Agüero de tu lado.