Amistosos de Clubes
Trabzonspor TBZ

-

Lokomotiva Zagreb

-

Besiktas BES

-

Reading REA

-

ATP Bastad
Fernando Verdasco Fernando Verdasco
-
Lorenzo Sonego Lorenzo Sonego
-
Juan Ignacio Londero Juan Ignacio Londero
-
Gastao Elías Gastao Elías
-
Radu Albot Radu Albot
-
Pedro Sousa Pedro Sousa
-
Denis Istomin Denis Istomin
-
Mikael Ymer Mikael Ymer
-
Roberto Carballes Baena Roberto Carballes Baena
-
Simone Bolelli Simone Bolelli
-
Horacio Zeballos Horacio Zeballos
-
Federico Delbonis Federico Delbonis
-
Thiago Monteiro Thiago Monteiro
-
Elias Ymer Elias Ymer
-
Gerald Melzer Gerald Melzer
-
Corentin Moutet Corentin Moutet
-
John Millman John Millman
-
Guido Andreozzi Guido Andreozzi
-
Zdenek Kolar Zdenek Kolar
-
David Ferrer David Ferrer
-
ATP Umag
Albert Ramos-Vinolas Albert Ramos-Vinolas
-
Nino Serdarusic Nino Serdarusic
-
Maximilian Marterer Maximilian Marterer
-
Franco Skugor Franco Skugor
-
Paolo Lorenzi Paolo Lorenzi
-
Evgeny Donskoy Evgeny Donskoy
-
Felix Auger-Aliassime Felix Auger-Aliassime
-
Alexey Vatutin VAT
-
Rogerio Dutra Da Silva DUT
-
Robin Haase Robin Haase
-
Dusan Lajovic Dusan Lajovic
-
Nikoloz Basilashvili Nikoloz Basilashvili
-
Maximilian Marterer Maximilian Marterer
-
Nino Serdarusic Nino Serdarusic
-
Stefano Travaglia TRA
-
Jiri Vesely Jiri Vesely
-
Benoit Paire Benoit Paire
-
Marton Fucsovics Marton Fucsovics
-
Aljaz Bedene Aljaz Bedene
-
Joao Sousa Joao Sousa
-
Marco Trungelliti TRU
-
Franco Skugor Franco Skugor
-
Martin Klizan KLI
-
Nicolás Jarry Nicolás Jarry
-
ATP Newport
Sergiy Stakhovsky Sergiy Stakhovsky
-
Jason Jung Jason Jung
-
Juan Cruz Aragone ARA
-
Marcel Granollers Marcel Granollers
-
Christian Harrison Christian Harrison
-
Alex Bolt BOL
-
Ramkumar Ramanathan Ramkumar Ramanathan
-
Victor Estrella Burgos EST
-
Ryan Harrison Ryan Harrison
-
Nicolas Mahut Nicolas Mahut
-
Marcos Baghdatis Marcos Baghdatis
-
Gilles Muller Gilles Muller
-
Bernard Tomic TOM
-
Dudi Sela Dudi Sela
-
Ivo Karlovic Ivo Karlovic
-
Álex de Minaur Álex de Minaur
-
WTA Gstaad
Leonie Kung KUN
-
Johanna Larsson LAR
-
Sara Sorribes Tormo SOR
-
Valentyna Ivakhnenko IVA
-
Evgeniya Rodina ROD
-
Carina Witthoeft WIT
-
Francesca Schiavone SCH
-
Samantha Stosur STO
-
Viktoria Kuzmova KUZ
-
Martina Trevisan TRE
-
Kathinka Von Deichmann VON
-
Patty Schnyder SCH
-
Antonia Lottner LOT
-
Viktorija Golubic GOL
-
Mandy Minella MIN
-
Tereza Martincova MAR
-
Stefanie Voegele VOE
-
Tamara Korpatsch KOR
-
Elitsa Kostova KOS
-
Anna Kalinskaya KAL
-
Saisai Zheng ZHE
-
Conny Perrin PER
-
Eugenie Bouchard BOU
-
Timea Bacsinszky BAC
-
Alize Cornet COR
-
Silvia Soler-Espinosa SOL
-
WTA Bucarest
Danka Kovinic KOV
-
Mihaela Buzarnescu BUZ
-
Vera Zvonareva ZVO
-
Ekaterina Alexandrova ALE
-
Viktoriya Tomova TOM
-
Irina Bara BAR
-
Irina-Camelia Begu BEG
-
Ons Jabeur JAB
-
Rebecca Sramkova SRA
-
Petra Martic MAR
-
Anastasija Sevastova SEV
-
Dalila Jakupovic JAK
-
Cagla Buyukakcay BUY
-
Sorana Cirstea CIR
-
Laura Siegemund SIE
-
Jasmine Paolini PAO
-
Claire Liu LIU
-
Andreea Rosca ROS
-
Ana Bogdan BOG
-
Anna Karolina Schmiedlova KAR
-

Poco ruido y muchas nueces

Liga BBVA | Real Madrid 3 - Sporting 1

Poco ruido y muchas nueces

Poco ruido y muchas nueces

El Madrid sacó el máximo rendimiento a su juego. El Sporting fue valiente y se adelantó con gol de Barral. Respondieron Van der Vaart, Xabi e Higuaín

Es probable que lo que algunos llamamos falta de personalidad sea en realidad personalidad cambiante y disipada. De manera que me abstendré de criticar el juego del Madrid, no vaya a ser que la estrategia sea jugar al despiste, irse para volver, buscarse problemas y resolverlos después. En ese caso, el equipo cumple con nota (en Liga), porque prueba todos los caminos y sólo repite el final: ganar.

Volvió a suceder contra el Sporting. El equipo exploró cada uno de los sentimientos que alberga un aficionado, del tedio a la excitación, dejando a muchos en la convicción del optimismo y dejándose a otros por el camino.

Vaya por delante que el Sporting contribuyó noblemente a la confusión del rival. Porque fue valiente y porque cumplió su promesa: jugar sin pegar. Paradójicamente, lo mejor y lo peor que hizo fue lograr un gol. Lo explico: el Madrid no encontró un buen motivo para ganar hasta que marcó el Sporting. Aquello le molestó. Durante poco tiempo, bien es cierto. Dos minutos después del gol visitante, Van der Vaart empató al aprovechar el rechace de Juan Pablo tras tomahawk de Cristiano. La jugada fue polémica: no queda claro si el holandés usó los brazos para acomodarse el balón o para protegerse bajo vientre y aledaños, lo que serían manos en defensa propia.

Desde ese momento, el Madrid alcanzó el latido que le mueve en proezas, hazañas y similares. Es como si el equipo necesitara un obstáculo o un estímulo. Esa alergia a lo cotidiano es característica en los niños superdotados, distraídos con las moscas y excitados por los arcanos del universo. Guti pertenece a esta especie.

El meollo. Así las cabezas, lo mejor del partido comenzó con el gol de Barral, todavía por describir: arrancó al límite del fuera de juego y resolvió con un trallazo al primer palo que pudo dejar a Casillas como Van Gogh, desorejado.

Desde que se rompió ese cristal no hubo tregua. Marcelo probó la elasticidad de Juan Pablo con un tiro raso y el córner que siguió propició el segundo tanto. Lo botó Granero, Cristiano cabeceó muy por encima del larguero y Xabi metió el flequillo en el segundo palo. Tan sorprendente como el autor del gol (la cabeza de Xabi planea más que ejecuta) fue que Cristiano cayera de tan alto sin lastimarse.

El juego prosiguió sin respiro: De las Cuevas encaró a Casillas (sin éxito) y el Sporting lanzó a continuación un contragolpe que acabó con Diego Castro dentro del área y en pugna con Arbeloa. Entonces se repitió la polémica y el delantero reclamó penalti por un agarrón que también pudo ser contacto fraternal, no queda claro.

No se habían acallado las protestas cuando Higuaín sentenció. Lo hizo por puro empeño. Tomó el balón en una zona desmilitarizada y se fue adentrando en las cocinas del Sporting hasta alcanzar la frontal y marcar con la izquierda. Sospecho que ni él conoce su límite, como ese joven Supermán que empezó levantando coches hasta saber que podía parar balas.

Acabó sin dramas. Con La Mareona celebrando con olés las combinaciones de los suyos y con el Madrid más cargado de razón que de fútbol. Curiosa estrategia.