Toti deja tocado al Nàstic y hundido a Ferrando

Liga Adelante | Nàstic 1 - Salamanca 2

Toti deja tocado al Nàstic y hundido a Ferrando

Toti deja tocado al Nàstic y hundido a Ferrando

El futuro del técnico, en el aire. Gran triunfo salmantino

El Nàstic dio ayer un pasito más hacia su autodestrucción más salvaje. Volvió a perder en casa y lo peor de todo es que lo hizo con una imagen penosa, indigna de un equipo de su categoría hecho, digan lo que digan, para algo más que malvivir en mitad de la tabla. Como si andara sobrado de puntos y juego, regaló los primeros 45 minutos y cuando quiso darse cuenta de qué iba el asunto, ya perdía 0-2.

El Salamanca, equipo que hacía tres meses que no ganaba un partido de fútbol, le dio un repaso en todo en el primer acto: en táctica, posicionamiento, efectividad... y lo más grave: en motivación. Que el Nàstic estuvo de cuerpo presente, pero de mente ausente lo demuestra que en el minuto cinco David Medina ya había visto una tarjeta amarilla. Y de no ser por la bondad del árbitro, se hubiera marchado cinco minutos después a la ducha por otra entrada sin ningún tipo de sentido. Los primeros 20' pasaron como una exhalación. Luego, el primer golpe. Toti se recorre medio campo, le rompe la cintura a Fachan y cruza ante Rubén. Golazo y, claro, pitos en el Nou Estadi. Pero nada de nervios: es como si, en el fondo, el aficionado grana supiera de antemano que su equipo no ganaría nunca ese partido. El gol, lejos de espabilar al Nàstic, lo dejó aún más aturdido, circunstancia que aprovechó Toti de nuevo. Medina se lía con un balón, lo termina perdiendo y el héroe de la noche vuelve a cruzar ante Rubén. Minuto 36 y 0-2. Y así acabó la primera mitad.

Maquillaje. Sin más narices que tirar para arriba, el Nàstic se adueñó de la pelota y del partido (Walter contribuyó activamente a ello). Lo que pasa es que sólo le sirvió para maquillar la pésima imagen de los primeros 45 minutos. Incluso, el gol de Morán no debió subir al marcador por falta previa de éste...

Al final, 1-2, resultado que da paz al Salamanca y deja a César Ferrando colgando de un hilo. Nadie lo dice en voz alta todavía, pero en los mentideros se le da por destituido. Tiene su culpa, sí, pero cabe no olvidar que los que juegan son otros.

Ferrando: "Entendería mi destitución"

"Esta derrota supone un palo enorme para nosotros. Entendería si el club decidiera mi destitución. Si lo mejor para el Nàstic es que yo no esté, adelante. Ahora no vale llorar y el próximo sábado hay que salir con amor propio a por los tres puntos ante el Levante. Yo no he vendido ninguna moto".

Sito: "Esto es el comienzo"

"Necesitábamos un partido así. Hicimos una gran primera parte y luego nos echamos atrás e hicimos que fuera el Nàstic el que corriera. Pero estoy seguro de que nuestra primera mitad es el camino a seguir en adelante. Felicito a mis jugadores por esta gran victoria ante un gran equipo".