Graves incidentes en San Mamés entre los aficionados del Athletic y del Anderlecht

EUROPA LEAGUE | Athletic - Anderlecht

Graves incidentes en San Mamés entre los aficionados del Athletic y del Anderlecht

Graves incidentes en San Mamés entre los aficionados del Athletic y del Anderlecht

Diario As

Ambas aficiones se han enfrentado a botellazos en la grada y después se han trasladado al césped. La Policía detuvo a dos aficionados belgas antes del partido.

Lo peor llegó al final. Una vez que el árbitro había pitado el final del partido entre el Athletic y el Anderlecht, la violencia se abrió paso en San Mamés. Los aficionados del Athletic y del Anderlecht se liaron a botellazos en la grada y trasladaron después al mismo terreno de juego.

Fue en el césped donde se vieron las escenas más terribles, con los aficionados pegándose y los guardias de seguridad desbordados. Todo hasta que tuvo que intervenir la Ertzaintza, que intentó disolver como pudo a los enfrentados y después aislar a cada una de las aficiones.

La policía vasca mantuvo y rodeó entonces a los aficionados del Anderlecht en el césped hasta que todos los seguidores rojiblancos hubieran abandonado el estadio.

Estos incidentes son el triste colofón a una jornada que ya nació torcida. Antes del encuentro, dos hinchas del Anderlecht fueron detenidos por sendas agresiones cometidas en las inmediaciones del estadio de San Mamés, según informó la Ertzaintza.

Minutos antes de las siete de la tarde, algunos aficionados del club belga, en estado ebrio, comenzaron a protagonizar incidentes en las calles adyacentes al campo de fútbol, como Licenciado Poza o María Díaz de Haro, llevando a cabo algunas agresiones menores.

Para impedir que los incidentes fueran a mayores, la Policía vasca realizó una carga contra los alborotadores para dispersarles. Uno de ellos agredió a un ertzaina fuera de servicio y a su mujer, que se encontraban con unos amigos en la calle María Díaz de Haro.

Cuando otros agentes procedían a la detención del agresor, otro seguidor belga atacó a los ertzainas, por lo que también fue arrestado. En los incidentes resultaron heridos dos agentes de la Policía vasca.