"Es difícil, pero hay que creer en la salvación"

Liga BBVA | Valladoli

"Es difícil, pero hay que creer en la salvación"

"Es difícil, pero hay que creer en la salvación"

BARAJA, FISAC Y DUMAS. Una tertulia mixta que hizo honor al excelente momento que atraviesa el CB Valladolid, pero que no olvidó el complicado momento que vive el motor del deporte vallisoletano, el Real Valladolid, intentando salir de los puestos de descenso.

De la noche al día o del blanco al negro. Así son de diametralmente opuestas las realidades del Real Valladolid y el Blancos de Rueda, por ello La Tertulia de la SER y AS fue mixta, acogiendo protagonistas de ambos deportes, Javier Baraja, Porfi Fisac y Stephane Dumas. Siempre con la mala situación del fútbol como trasfondo, el primero en opinar de ello fue un vallisoletano de nacimiento, Baraja:

"Hace falta quitar tensión a la situación y coger confianza. Aunque es complicado, nos quedan partidos para remontar y somos nosotros los que tenemos que sacarlo adelante".

Las victorias del CB Valladolid han propiciado una situación de euforia que Fisac quiere controlar y disfrutar:

"La gente está feliz por lo que están disfrutando y por los resultados. Hay alegría y diversión en los partidos en Pisuerga. Son rachas, el año pasado disfrutábamos en Zorrilla en la primera vuelta con el juego del Real Valladolid. Todo tiene su momento y hay que llevar con dignidad los malos tiempos y salir de ellos con una victoria. Los primeros que no quieren perder son los jugadores".

Esto último fue refrendado por Baraja:

"Perder adrede no pasa por la cabeza de ningún profesional de cualquier deporte. Estamos en una mala situación, pero no creo que nadie haya pensado que echar al míster fuera la solución. Estamos en una nueva etapa y lo importante es lograr seguir en Primera por encima de nombres o situaciones personales".

Más tímido, aunque domina perfectamente el castellano, entre otras cosas por estar casado con una vallisoletana, se mostraba el francés Dumas, que habló de su excelente momento de juego y de su afición por el fútbol y el rugby:

"Estoy jugando con mucha comodidad y me encuentro a gusto en el equipo, contento del protagonismo que tengo. Las cosas van bien y estamos ganando partidos. Noto esa alegría, porque incluso mis vecinos me piden entradas para ir a vernos. Voy a Zorrilla porque me gusta el fútbol; mi equipo es el Olympique de Marsella".

Porfi Fisac quiso recordar los objetivos que se planteó cuando llegó al equipo, los que ha cumplido y los que quedan por realizar:

"Llegué con tres objetivos, y dos de ellos están cumpliéndose: regresar a la ACB y que el público se divirtiera e identificara con una manera de actuar, con la honradez de su equipo. Nos falta un tercero, que el club, aún siendo modesto y humilde, debe tener una estructura clara y sencilla; si no lo conseguimos, somos carne de cañón. Esta vida es para los inteligentes y si el en CB Valladolid no somos capaces de dar ese cambio, no merecemos estar trabajando aquí. La parte deportiva no debe ocultar cómo somos como club. No podemos tener situaciones de inestabilidad como la marcha de un director general a mitad de temporada o temas de dinero y de cobros. Sin embargo, estos jugadores están dando la cara, por ejemplo como ante el DKV Joventut, que yo pensaba que era casi imposible ganar por la diferencia de potencial y, sobre todo, por las lesiones de la semana; se merecen una medalla".

Cambios.

Volviendo al fútbol, en una charla que se convirtió en un ir y venir de opiniones, Javier Baraja intentó explicar los cambios que ha notado desde la llegada de Onésimo:

"Son dinámicas. Con Mendilibar era mala y la situación del equipo y también personal de algunos jugadores no era buena. La llegada de Onésimo, como en cualquier otro trabajo cuando hay cambio de jefe, ha propiciado que todos quieran demostrar su valía y su amor propio. A nivel mental, habrá jugadores que nos puedan dar mucho y que hasta ahora no lo estaba haciendo porque no han tenido oportunidad. Esperemos que a partir de ahora todos sumemos para estar en la pelea. Nos hacen falta puntos y victorias cuanto antes. No es fácil convivir con estas situaciones".

Dumas se está desquitando con esta racha de su anterior etapa en el CB Valladolid:

"Mi primera etapa fue dura, porque fui de los más criticados, aunque lo más positivo fue encontrar a mi mujer aquí. Volver después de siete años y conseguir el ascenso y tener protagonismo esta temporada me da mucha alegría".

El pasado domingo, el público animó sin parar en Zorrilla y dejó las críticas al Valladolid para mejor momento, algo que agradeció Javier Baraja:

"La idea que hay que inculcar, y que la gente está entendiendo, es que el Valladolid no sólo es de los jugadores o del club, sino de toda la ciudad. Hemos vivido lo que es estar en Segunda y la idea de todos debe ser permanecer en Primera, y para ello es necesario el apoyo de todos. Es indudable que lo que determina si seguimos en Primera es el juego de los jugadores, pero si nos sentimos respaldados, jugaremos con menos presión. La Liga da muchas vueltas y hay equipos cuyas dinámicas cambian de la primera vuelta a la segunda, como nos pasó el año pasado. No nos podemos escudar en los 16 partidos que quedan; tenemos que ganar ya y sumar cuanto antes, y el primero, en Pamplona. Vamos a sufrir, pero no vale la excusa del tiempo que queda. El grupo está convencido de que podemos sacarlo a delante, aunque no es positivo mirar la tabla desde los puestos de descenso. Estamos asimilando conceptos y los cambios. No hay lugar para conjuras, ya que si no somos conscientes de nuestra situación, mejor ni hablamos y nos vamos a Segunda directamente. Estamos implicados y nos duele estar en esta situación".

Fisac intentó dar un último consejo a los futbolistas:

"Deben asumir su situación para salir de ella y dejar de pensar si es justo o injusto".