Temas del día

Cristiano lidera en Lyon al Madrid de la reconquista

Liga de Campeones | Lyon - Real Madrid

Cristiano lidera en Lyon al Madrid de la reconquista

Cristiano lidera en Lyon al Madrid de la reconquista

jesús aguilera

Albiol por Garay, única novedad respecto al equipo de Jerez.

Nadie admitirá en el Madrid que el resto de competiciones son un ensayo para la Champions, pero el simple recuento de las Ligas (31) en comparación con las nueve Copas de Europa nos señala dónde está la abundancia y dónde el hambre. Lo que urge al madridismo no es tanto ganar la Décima (número redondo y perfecto), como seguir ampliando la distancia con sus perseguidores, y pienso en los siete títulos del Milán, pero también en los tres del Barça. No peligra el trono, no preocupa eso: lo que aterra y moviliza es la posibilidad de que peligre algún día.

Pretendo fijar una exigencia histórica a la que hay que sumar una exigencia circunstancial: la final del Bernabéu. El Madrid comienza hoy una carrera que no admite escapatoria. Después de caer durante cinco temporadas en octavos, el objetivo pasa a ser obligación: ganar el torneo.

Si atendemos al rival, la primera buena noticia es que no juega Juninho Pernambucano. A los 35 años, imparte lecciones en Qatar. Su ausencia sirve para recordar que apenas queda nada de aquel gran Lyon de las siete Ligas seguidas, incapaz, por cierto, de pasar de los cuartos de final en la Champions. Aunque lo mejor del rival sigue siendo el aroma (Bats y Sonny Anderson son, respectivamente, entrenadores de porteros y atacantes), no se debe despreciar el riesgo de un equipo impulsado por su público que ya ha ganado al Madrid en sus dos visitas anteriores (3-0 y 2-0, siempre en fase de grupos).

También son otros tiempos para el Madrid, reforzado, concienzudamente, con jugadores de pedigrí Champions. Además, del equipo actual se reconocen los titubeos, pero se desconoce el límite. Tal vez sea un grupo distraído para lo cotidiano e implacable para lo excepcional. Hoy sabremos más.

Pellegrini repetirá el once de Jerez con Albiol por Garay. Benzema viajó, recién recuperado de su lesión, y no será fácil contener su deseo casi infantil de jugar unos minutos. Sin embargo, a la espera de ese reencuentro entrañable, queda para Cristiano la responsabilidad máxima. Aunque nadie lo admitirá en el Madrid, él ha venido para esto y lo demás han sido ensayos con público. Cristiano no es sólo un gran jugador. Es un antídoto contra el miedo.