Campeones de invierno

Liga BBVA | Barcelona 4 - Sevilla 0

Campeones de invierno

Campeones de invierno

fontcuberta / molina

Palop no pudo evitar la goleada de un sólido Barça

Campeones de invierno y cinco puntos de diferencia con el Madrid. Costó lo suyo, pero el Barça hizo anoche valer su calidad y su paciencia para finalizar de manera feliz la trilogía ante el Sevilla, que comenzó hace doce días jugando los octavos de la Copa. El campeón fue apeado entonces, pero ayer encontró una dulce revancha, elegante, basada en un buen fútbol y en una sensacional muestra de rondos.

El Barça se mostró por momentos elegante, pero llegó a desesperarse ante la sensacional actuación de Palop, goleado al final. El veterano portero valenciano se lució, mientras sus compañeros se sintieron víctimas del planteamiento defensivo de su técnico: salió de inicio con siete hombres de mentalidad amarrategui. Eso le birló fuerza para golpear a un Barça que tuvo que esperar a la reanudación para ampliar la diferencia con el Real.

El melón pudo abrirse en la primera parte, cierto, pero el Sevilla salió con la defensa esperada que se vio reforzada con el músculo de Marc Valiente (capitán en su etapa de juvenil en el Barça de Messi, Cesc, Piqué...), Lolo, José Carlos y Stankevicius. El mensaje era claro: aguantar el chaparrón y dejar pasar el tiempo, de la manera que fuera. Pese a todo, el Barça no desesperó. Tocó con su velocidad habitual, de primeras en la zona ancha y buscando desbordar por las bandas. Henry, por la zurda, le ganó la partida siempre que quiso a Konko; Messi, por la diestra, hizo lo mismo con Navarro, más contundente que su compañero francés.

El guión.

Ibrahimovic, incomprensiblemente, se comió el primer gol (5'). Henry desbordó, dio un pase medido y el sueco, solo, pero cuando decimos solo, queremos decir sin portero, la tiró fuera. Dio la impresión de que se hizo un lío con sus largas piernas. Fueron pasando por caja buscando el premio los atacantes del Barça y los de segunda línea, incluido Alves, pero o bien destrozaban sus intenciones los defensas, o bien volvía a salir Palop, sensacional durante todo el encuentro.

Pese a que Koné pudo cambiar el partido en la reanudación (se dejó por el camino a Márquez y Piqué), fue el Barça el que impuso la lógica. Escudé (serio su partido) desvió un tiro mordido de Piqué y abrió la lata. Ya fue coser y cantar. Navas no se pudo asociar nunca con Capel y el Sevilla apretaba los dientes para no ser goleado. No pudo ser. Pedro culminó un excepcional servicio al espacio de Xavi y Messi se desquitó de Palop en dos ocasiones, convirtiéndose en goleador centenario (suma 101) del Barça y dejando a los culés en lo más alto de la tabla. El Barça remató 14 veces entre los tres palos y pudo haber sido mayor la goleada, pero el 4-0 le sirve para ser campeón de invierno.

El detalle: Puyol se mareóen el descanso

Recibió un golpe antes del descanso. Se fue del terreno de juego por su propio pie, pero una vez en el vestuario se mareó. No tiene nada, pero Guardiola decidió relevarlo por el mexicano Rafa Márquez en la segunda parte.