El Camp Nou clama revancha

Liga BBVA | Barcelona - Sevilla

El Camp Nou clama revancha

El Camp Nou clama revancha

morenatti

Tercer Barça-Sevilla en once días. Pep va con todo; Jiménez, con lo que tiene

José María del Nido regresará con su sombrero al palco del Camp Nou. Indiana Jones Messi tratará de sorprender a Spiderman Palop, que tantos dolores de cabeza le trajo el pasado miércoles en el Pizjuán; Xavi, el Señor de los anillos, intentará dominar la zona ancha, deseoso de que Terminator Romaric no acabe con todo lo que pase por su lado. Fútbol y la ficción cogidos de la mano. La pelota y una historia dividida en una trilogía acabará esta noche en Barcelona: el Camp Nou baja el telón a una de las grandes producciones de nuestro fútbol.

Un Barça herido en el orgullo tras quedar fuera de la Copa, pero recompuesto tras una segunda parte excepcional en Sevilla, trufada posteriormente con muchísimos elogios, convierten el encuentro de esta noche en una vendetta en casa, que se pretende fraguar con la endiablada velocidad de balón que acostumbran a tener los culés, su contundencia en la retaguardia y la efectividad ante el rival.

Motivado.

Aparecerá un Sevilla aún diezmado por las bajas (tiene nueve), pero esperanzado en que a Navas no le asuste el escenario y pueda demostrar esa potencia de arranque y la gracia divina que tiene en la conducción de la pelota: un riesgo para el Barça. Negredo, peleado con su mayor gracia, el gol, al que deberán saber frenar Piqué y Puyol, será el referente, acompañado por Capel y Adriano.

Un Barça-Sevilla siempre fue un clásico de nuestro fútbol, pero el caminar de ambos equipos en los últimos años le añade aditivos y lo convierte en un partidazo, en el que el Camp Nou clama revancha.

Puyol no jugó en las dos derrotas

Un par de partidos perdidos acumula el Barcelona desde que arrancó la temporada oficial. La primera se fraguó ante el Rubin Kazán, en la Champions League, y la segunda, hace once días ante el Sevilla. Se da la circunstancia de que no estaba Puyol en el campo. Hoy podría quedarse en el banquillo por Chygrynskiy.