Primer jaque al hexacampeón

Copa del Rey | Sevilla - Barcelona

Primer jaque al hexacampeón

Primer jaque al hexacampeón

fontcuberta

El Sevilla, con dudas en casa, se encomienda al Pizjuán para hacer valer el 1-2

Seguro que Guardiola, entrenador bien leído, también ha pasado por Shakespeare. Para ser o no ser esta noche en el Pizjuán, para seguir defendiendo los seis títulos, tiene que decidirse: Chygrynskiys o no, esa es la cuestión. Y la cuestión va más allá de lo futbolístico, porque Guardiola ganó el año pasado la Copa (y quién sabe si mucho más) con psicología, dándole sitio y moral a Hleb, Gudjohnsen, Sylvinho, Pinto o Bojan. Si hoy no lo hace y pone su once de gala, traicionará la idea primigenia, pero no la esencia final: ganar. Tal vez por eso volvió de madrugada de Tenerife viendo el Barça-Sevilla de la ida. El Barça quiere, sueña con remontadas como la que hizo en Zaragoza en 2007, cuando Rijkaard recuperó el cruyffista 3-4-3. Y pinta que estarán los mejores, pero en juego no está sólo la defensa de un título, sino la gloria o la tormenta en Nervión.

Llueve estos días en Sevilla por todos lados, también en el Pizjuán, de los únicos pocos sitios seguros que quedaban. El Sevilla se ha estrellado en casa últimamente. Málaga, Valladolid, Getafe y Racing le han hecho dos goles y el miedo está en la calle. Jiménez, otra vez cuestionado por la corriente crítica que le aparece como los donettes en las malas, tiene localizado el problema: el equipo sale desbocado, quiere marcar el segundo gol antes que el primero y su defensa se hace mantequilla. Hoy se parará más atrás y lanzará a sus pequeños: Navas, Perotti y Capel. Se anuncia en los carteles a Messi, cuyo último paso por Sevilla fue devastador. Hay algo extraño, el partido tiene una atmósfera contradictoria. El Sevilla ganó 1-2 en la ida y está dubitativo. Mientras, el Barça cree. Nervión y el Sevilla necesitan magia y fe para tumbar a este equipo de leyenda.