Kike Mateo: "No quiero estar chupando banquillo"

Liga BBVA | Sporting

Kike Mateo: "No quiero estar chupando banquillo"

Kike Mateo: "No quiero estar chupando banquillo"

paco paredes

"Si Preciado no me saca no puedo ponerle una pistola..."

Kike Mateo tiene las cosas claras. Sabe que en Gijón va a tener pocos minutos, pero de momento dice pensar "sólo en el Sporting". Eso sí, que trascienda el interés de varios clubes punteros de Segunda "es bueno, quiere decir que uno ha hecho las cosas bien en el pasado y que se acuerdan de ti. Sin embargo, me debo al Sporting hasta el 30 de junio".

Por más que se le insiste en una posible salida, el murciano replica que no hay nada serio: "Si aparece una oferta que merezca la pena se puede estudiar, aunque yo lo que quiero es jugar y, aquí, por lo que veo, voy a hacerlo poco. Si esa oferta llega nunca actuaré a espaldas de mi club".

Kike Mateo tiene claro que esta campaña ha disputado pocos minutos, pero "a mi me pagan por entrenar y jugar cuando me ponga el técnico. Si no me quiere alinear no le puedo poner una pistola en la cabeza...". Aunque aclara: "Están jugando otros, al entrenador le está saliendo bien y no puedo objetar nada". También explica que aún no ha hablado con los técnicos y "si llega una oferta, si nos interesa a mí y a mi familia, lo comentaré con ellos".

El delantero del Sporting dice "respetar al entrenador, porque como persona me ha respetado siempre. Pero yo quiero estar en el campo, no chupando banquillo o calentando la grada" y confiesa que "este año sí esperaba jugar más, tener más minutos, el año pasado no era un fijo pero jugué muchos partidos".

"Debo partirme los cuernos por la gente"

A pesar de no contar demasiado para Manuel Preciado, el murciano sigue siendo uno de los verdaderos ídolos de la afición y cada vez que salta a calentar se lleva una de las grandes ovaciones de la grada en El Molinón. "Lo de los aficionados hay que agradecérselo. Esté mejor o peor tengo que dejarme los cuernos por ellos. Llevo meses sin meter un gol ni al arco iris y, aún así, me tratan como si fuese un verdadero crack". Además, explica que "yo confío en mí, pero si uno no juega dos partidos seguidos en muy complicado poder coger el ritmo. Sin embargo, que nadie me malinterprete, no estoy jugando porque hay otros compañeros que lo están haciendo muy bien".