Temas del día

El Málaga, a octavos por el partido disputado en La Romareda

copa del rey | málaga 0 - zaragoza 0

El Málaga, a octavos por el partido disputado en La Romareda

El Málaga, a octavos por el partido disputado en La Romareda

Diez partidos oficiales sin ganar. Así se presentó hoy el Málaga en el encuentro de vuelta de los dieciseisavos de final de la Copa del Rey ante el Zaragoza, aunque, a pesar de ser colista en la Liga, esta eliminatoria la empezaba como favorito, tras el empate a uno conseguido en La Romareda.

El Málaga se clasificó para los octavos de final al empatar a cero goles con el Zaragoza e hizo valer el gol que consiguió en la ida, aunque fue un mal encuentro de los locales, que dieron una imagen horrible y sin tirar una sola vez a puerta en la segunda parte.

Diez partidos oficiales sin ganar. Así se presentó hoy el Málaga en el encuentro de vuelta de los dieciseisavos de final de la Copa del Rey ante el Zaragoza, aunque, a pesar de ser colista en la Liga, esta eliminatoria la empezaba como favorito, tras el empate a uno conseguido en La Romareda.

El conjunto malagueño se tomó muy en serio la Copa, a pesar de las bajas de los lesionados Luque, Juanito y Apoño, además del delantero nigeriano Victor Obinna, concentrado con su selección. Por el contrario, el Zaragoza llegó a Málaga con numerosas ausencias, aunque sin despreciar un torneo en el que es un gran especialista.

El Málaga salió a sentenciar la eliminatoria. Baha primero y a continuación el delantero italoaragentino Forestieri, pudieron marcar, pero el guardameta argentino Carrizo, estuvo muy atento, desbaratando cualquier intento malaguista. El Zaragoza, bien situado en el campo, no se dejó amilanar por el inicio del rival y empezó a controlar el partido.

A excepción de las dos oportunidades del principio para el Málaga, los restantes minutos fueron insulsos de los dos equipos. Muchos errores, imprecisiones y sin acercarse con peligro a ambas porterías. Muy aburrido, soso y lamentable el espectáculo que estaban ofreciendo uno y otro.

El Málaga viendo lo que estaba ocurriendo se animó y en una jugada con un lío dentro del área del Zaragoza lo pudo resolver el defensa Gámez, pero su disparo se fue fuera por poco. Necesitó treinta y nueve minutos para acercarse a la portería del conjunto aragonés.

El gol rondó y nuevamente Gámez, con una internada por la banda derecha, su pase lo desperdició a un metro de la línea de portería Forestieri, mandando fuera el balón. Algo increíble que nadie se explicaba. El Zaragoza romo en ataque hizo temblar la Rosaleda tras un saque de esquina que cabeceó sólo Goni, pero Santamaría respondió con una gran intervención.

Tres ocasiones en seis minutos. Hubo que esperar treinta y nueve minutos para ver la primera de ellas en un primer tiempo feo e inusual para dos equipos de Primera División.

El Zaragoza viendo que la defensa malaguista no estaba excesivamente afortunada, salió en la segunda parte a por todas y tuvo al Málaga encerrado durante buena parte. Gabi, con un lanzamiento desde veinticinco metros obligó nuevamente a intervenir a Santamaría.

Los dos entrenadores buscaron más ataque y tanto Edinho como Ewerthon, entraron al campo. El conjunto aragonés mandaba y el Málaga se defendía para salir al contragolpe. Fernando no tuvo fuerza suficiente para empujar el balón cuando estaba batido Carrizo, y la defensa despejó el peligro.

Marcelino, el técnico del Zaragoza, alineó a toda la artillería con Ewerthon, Ander, Lafita, Jorge López, Babic y dos mediocentros ofensivos como Gabi y Abel Aguilar. Iba a la carga al estar mejor posicionado que el Málaga y al querer la victoria sin ser tan contemplativo como el conjunto local.

Jorge López falló, aunque fue Santamaría quién volvió a rechazar su lanzamiento, siendo el protagonista del encuentro. El Málaga no se había acercado con peligro al área visitante en treinta y cinco minutos. Babic con una falta pudo marcar, pero el guardameta malaguista realizó otra gran parada.

Era un monólogo del Zaragoza ante un mal Málaga, hundido atrás, defendiendo el resultado, jugando al pelotazo y sin que nadie cogiera el balón, dirigiera el juego y asumiera la responsabilidad. El equipo aragonés lo intentó por todos los medios, Ewerthon fue el último que tuvo las más clara pero se interpuso Weligton, desbaratando la victoria y la clasificación. Al final 0-0 y el Málaga a octavos.