Un once con siete fijos y cuatro variables

Liga BBVA | Zaragoza

Un once con siete fijos y cuatro variables

Un once con siete fijos y cuatro variables

Mientras el juego del equipo progresa adecuadamente, los resultados se empeñan en invitar a la duda. El técnico confía en Carrizo, Ayala, Pavón, Ponzio, Jorge López, Lafita y Arizmendi para jugar de inicio. Para los restantes, el rendimiento y las opciones abren el abanico por completo.

Marcelino García Toral empieza a definir cuáles son sus piezas básicas para armar el equipo jornada tras jornada. Sin embargo, el técnico no termina de encontrar un once tipo. Entre lesiones, convocatorias internacionales y dudas, el preparador asturiano sólo ha repetido una alineación en las siete jornadas que ha consumido ya el campeonato (ante Getafe y Atlético). Un detalle que no resulta extraño en su modus operandi (el curso pasado tampoco encontró una continuidad hasta el tramo final de Liga) pero que sí ha despertado un cierto debate popular en torno a ciertas figuras del Zaragoza.

La evolución del juego aragonés, exceptuando momentos como el encuentro ante el Valladolid y la dejadez en el segundo acto ante el Racing, se ha dibujado como la adecuada, aunque los resultados invitan a la duda en las últimas semanas. Marcelino parece haber encontrado una continuidad y un aparente rendimiento en la zaga con Pulido, Ayala, Pavón y Paredes, aunque la presencia de Obradovic en el grupo, que tampoco convenció en su único partido de inicio y del que se espera más, pone en cuestión la presencia del lateral asturiano.

La disparidad de opiniones en el entorno se acrecientan de mediocampo hacia arriba. Ponzio y Gabi están asentados en el medio, aunque el madrileño se está mostrando irregular. En banda, Pennant no acaba de explotar pese a sus destellos, mientras Jorge López se asienta. Arriba, Lafita aventaja a Ewerthon en la disputa por acompañar a Arizmendi, mientras Abel y Ander abren el abanico de opciones.