Temas del día

Luis Fabiano también es héroe en Champions

LIGA DE CAMPEONES | SEVILLA 2 - UNIREA 0

Luis Fabiano también es héroe en Champions

Luis Fabiano también es héroe en Champions

El brasileño abrió el marcador con un gol de bella factura al filo del descanso y Renato puso la puntilla en el 70. El Sánchez Pizjuán sigue siendo un fortín en Champions League con seis victorias en otros tantos partidos.

Dos años después, el Sevilla adelanta filas y se pone al frente para disputar el máximo cetro continental junto a los grandes de Europa. Y regresa por la puerta grande, en el bombo de los mejores y con un Luis Fabiano en un estado de forma impecable que no para de ver puerta. Aunque su juego no es el mismo que encandilaba en 2006 y 2007, los hispalenses han logrado algo propio de los equipos punteros. Ganar por inercia, aprovechando fases del juego para dar portazo al partido. Eso mismo ha hecho hoy ante un desconocido Unirea Urziceni, equipo de una pequeña ciudad rumana que toda su población junta no llenaría ni medio Pizjuán, que ha llegado a la capital andaluza con la ilusión propia de un debutante pero sin la fuerza necesaria como para tambalear un árbol que lleva cultivándose ya varios años y que da muestras de robustez, fuerza y frescura.

Y es que Jiménez este año dispone de alternativas en el banquillo y por ello optó por dar una vuelta al once titular del pasado sábado ante el Zaragoza y así dar entrada a jugadores como Fernando Navarro, Squillaci, Sergio Sánchez, Capel y Kanouté, sancionado en competición doméstica. El de Mali fue de hecho el primero en intimidar a Arlauskis a los seis minutos con un disparo lejano desde el perfil derecho pero el esférico se perdió por el lateral. La afición del Sánchez Pizjuán celebraba la vuelta a Champions y ellos pusieron el color y el calor en unos primeros minutos de tanteo. El Sevilla sobaba el balón y el Urinea perfeccionaba el repliegue esperando un despiste local o que la fortuna les viniera a visitar y a punto estuvieron los rumanos de cantar bingo a los doce minutos de partido con un disparo lejano de Apostol que puso en apuros a Palop.

Mientras se rezaba al gol desde la grada, el Sevilla imprimía un ritmo de juego alto y los de Urziceni, todo lo contrario, jugaban a cámara lenta y cualquier oportunidad era buena para perder tiempo o quedarse tendido sobre un terreno de juego deplorable por la cantidad de tierra. Que el Unirea había ido a la ciudad hispalense a plantar el autobús se confirmó a la media hora de juego. El tiempo que necesitó Luis Fabiano para amedrentar la meta del joven internacional lituano con dos ocasiones claras.

La primera vino tras una falta que desvió a córner el guardameta visitante y la otra llegó por el costado de Capel, el más activo en la primera mitad, pero el brasileño no encontró portería tras controlar dentro del área. Con una posesión aplastante y sin sufrir lo más mínimo, era cuestión de tiempo ver el primer tanto sevillista. Únicamente había que subir un punto la velocidad de las transiciones pero la arena del terreno de juego no ayudaba nada en las pretensiones. Menos mal que el delantero titular de la canarinha está en racha y apareció en el mejor momento para su equipo. Fue en el 46 cuando Renato puso un centro raso al borde del área para que Luis Fabiano apareciera y soltara un latigazo de primeras para abrir la lata.

Duro palo para los rumanos que se veían obligados a sacar el autobús del terreno de juego y dejar los desfallecimientos porque si los andaluces seguían así se podían volver con un buen saco de goles. Y eso intentaron los de Petrescu adelantando las líneas pero hoy los de Jiménez mostraron inconformismo en todo momento. El diez del Sevilla robaba y buscaba aliados y Capel era un cuchillo por la banda izquierda al que sólo podían detener con patadas y con las consecuentes tarjetas amarillas (en el minuto 54 el Urinea tenía cuatro amonestados, entre ellos los centrales).

Entra Negredo y Renato pone la puntilla

Una patada de Galamaz al almeriense encendió la bombilla de Jiménez y decidió sacarle del terreno de juego en detrimento del canterano Perotti. Después, llegó un cambio deseado por toda la grada. No por el que se marchaba, que era Kanouté, sino por el que entraba, Álvaro Negredo. El fichaje más caro de la historia del Sevilla está ansioso por estrenarse y a punto estuvo de conseguirlo en el 65 con un disparo seco que despejó el portero visitante. La opresión del Sevilla no era asfixiante pero sí molesta. La pelota no duraba más de tres pases en el lado visitante y los andaluces tocaban a su antojo esperando encontrar la llave que abriera de nuevo el cerrojo rumano. Finalmente la encontraron tras un saque de esquina rematado, como no, por O Fabuloso y desviado en el último momento por Renato para matar el encuentro y seguir con la buena racha en casa donde no ha perdido en los seis partidos de Champions League. Pero para racha la de Luis Fabiano que no para de marcar con Brasil, en Liga y no ha querido ser menos en Champions.