Pleno de figuras para un Bernabéu de gala

Trofeo Bernabéu | Real Madrid - Rosemborg

Pleno de figuras para un Bernabéu de gala

Pleno de figuras para un Bernabéu de gala

realmadrid.com

El adiós a Michel y la vuelta de Ruud y Diarra serán la guinda.

Marta Domínguez hará el saque de honor por madridista y por campeona del mundo. Michel Salgado dirá adiós. Vuelven Diarra y Van Nistelrooy. Presentarán a Xabi Alonso, Arbeloa, Garay y Granero. Y hay partido: todas las estrellas del nuevo Madrid frente al Rosenborg. ¡Menudo trofeo Santiago Bernabéu y menuda noche de emociones madridistas! Es, además, el último ensayo del equipo antes del arranque oficial de la temporada, que acabará a lo grande en el mismo estadio con la final de la Champions. El Madrid y otro es el reto, el sueño de la Décima.

Una noche única con un invitado pinturero, el Rosenborg, que es como otro homenaje, éste a Casillas. Recordarán que su primera aparición blanca fue en el campo de este equipo noruego. Una euro-eliminatoria en la que lesionado Illgner y tocado Santi Cañizares (que acabó jugando) fueron a buscarle al colegio, se cambió de ropa, viajó y le gustó tanto que a los cuatro días se quedó y sigue. Se presenta el Madrid ante su gente con el gancho de la extraordinaria exhibición de remate en Dortmund. El estadio lucirá sus mejores galas con un llenazo espectacular. En ilusión, al Madrid no le gana nadie. El partido iba a ser mañana con el Milán, pero lo frustró el calendario. Mañana juega el Atlético en Madrid la vuelta de la Champions con el Panathinaikos y la UEFA ordenó que no se disputaran dos partidos así en la misma ciudad, el mismo día. Los italianos dijeron que sólo podían jugar el martes 25, pero Platini se negó. El Madrid no dijo ni mú, lo que extrañó a los uefos, por cierto. Tras esta negativa, y puesto que el Calcio programó un Milán-Inter para el próximo sábado (segunda jornada, allí son así de originales), los de Berlusconi pidieron que lo dejáramos para otra ocasión, que Madrid y derbi en tres días era demasiado para su cuerpo a estas alturas.

Alternativa.

El Real aceptó y se fue a por el Rosenborg, que dijo sí a la primera: adelantó al pasado viernes su partido de Liga (es el líder) y se plantó ayer en Madrid en tres tandas de aviones, uno llegó a mediodía y los otros dos, entre tarde y noche: entre jugadores y directivos han venido unos cuarenta noruegos encantadísimos de verse donde están, en el mejor lugar y en el mejor momento.

El Madrid no se entrenó ayer. Pellegrini dio descanso al equipo, que volverá a ejercitarse esta mañana. Casillas estuvo en la Fórmula 1 de Valencia, los demás se perdieron a su aire. El técnico chileno continúa con sus problemas en defensa. No estarán Sergio Ramos, Miguel Torres ni Metzelder por lesión. Arbeloa, Marcelo y Drenthe se disputan los laterales. Por el centro es fijo Albiol, seguramente con Pepe (que se perderá los primeros cuatro partidos de Liga por sanción) con Garay al quite. Lass pelea con una bronquitis, pero cuentan con él. Guti arrastra un problema en el tobillo. Arriba estará la pólvora, salga quien salga.

Nueva prueba.

Es el último ensayo antes de recibir al Deportivo el próximo sábado y el once titular debe salir hoy muy definido. El Madrid lleva tres partidos sin encajar un gol (0-3 al DC United, 0-2 a la Real Sociedad y el espectacular 0-5 en Dortmund). Frenar la sangría atrás era uno de los retos del nuevo equipo, que había comenzado como el anterior: en plan verbena en los balones parados; de los seis que había encajado sólo uno, el del honor del Toronto (1-5), llegó de jugada, en un contragolpe. Los demás, 1-1 con el Al Ittihad, 4-2 con Liga de Quito y 1-2 con la Juventus, única derrota del verano, (todo en la Peace Cup) los encajó Dudek tras pelotazos a la olla que no fue capaz de defender y tampoco sus zagueros.

En la zona de arriba tenemos claro que Cristiano, Kaká y Benzema son de la partida. Falta un cuarto hombre. Pelean por el puesto Raúl, Higuaín y el holandés Robben. Más artistas en la noche más especial de un torneo único. El que recuerda a don Santiago, el mejor presidente de su historia... y del fútbol.