Román Martínez no jugará ante el Espanyol

Liga BBVA | Tenerife

Román Martínez no jugará ante el Espanyol

Román Martínez no jugará ante el Espanyol

La oposición del club que lo prestará al Tenerife por un año impedirá a Román Martínez vestirse con los colores de su nuevo equipo para enfrentarse a aquel que lo cede. Lo confirmó ayer el propio jugador a su llegada a Los Rodeos. Hoy, será presentado como blanquiazul.

El recién fichado Román Martínez aterrizó ayer en Tenerife, una vez cerrada y oficializada su cesión al Tenerife. Sin tiempo que perder, sus primeras horas en la Isla le sirvieron para superar las pruebas médicas previas a su presentación como blanquiazul, que está prevista para hoy martes. A su llegada a Los Rodeos, el centrocampista argentino dejó una importante noticia relacionada con su estancia en la entidad. Por decisión del Espanyol, no jugará ninguno de aquellos encuentros que le midan al conjunto que lo presta. "Al final no puede ser", dijo Román, quien lamentó no estar en esos partidos pero añadió que sí estará "para los demás, y eso es lo que importa".

Antes, el futbolista había contado en la Cadena SER que haría lo posible por estar apto para toda la temporada, incluidos los envites ante el Espanyol, y relató que pediría a su representante "que se fijara bien por si existía esa cláusula". "Yo quiero jugarlo todo", dijo, ambicioso. Luego, llegado de Barcelona, expuso que está "muy contento de pertenecer al Tenerife" y calificó como "una gran oportunidad" la que le brinda el conjunto isleño. "Espero aprovecharla al máximo", ha dicho Román, que viene sólo para un año.

Román, nacido en Morón en 1983, se inició en el equipo de su localidad, donde debutó en 2000. Más adelante, jugó en el Arsenal de Sarandí en Primera, pero sin hueco en sus filas optó por cambiar de aires y recaló en 2006 en la disciplina del Tigre, donde completó la mejor de sus etapas en el balompié argentino. La puerta de entrada al fútbol español se la enseñó el Espanyol en julio de 2008. Ahora, su préstamo se produce por una sola razón. "En Barcelona no habrá sitio para más extracomunitarios, y eso me produjo amargura, pero enseguida pensé en el futuro", cuenta. "Y el futuro", completa, "es el Tenerife".