"Me duele que alguno campe a sus anchas"

Joseba Garmendia

"Me duele que alguno campe a sus anchas"

"Me duele que alguno campe a sus anchas"

El basauritarra se sincera en AS. Valora sus años en Lezama, se centra en el Numancia, pero denuncia fallos en las formas y cosas antes "impensables" en el Athletic

¿Con qué sensaciones de marcha del Athletic después de 13 años en Lezama?

Lo primero sería dar las gracias a todo el mundo por todo lo que me han dado. El Athletic es como una segunda casa, me han dado cosas que ni mis padres, en un momento dado, me han podido dar.

¿Qué le comentan por la calle los aficionados?

Me han tratado fenomenal, te dan ánimos, te dicen que no comprenden tu situación, que no entienden que te tengas que ir, que demuestres lo que vales en Soria... Todo son mensajes positivos.

¿Con qué se queda de sus actuaciones en el primer equipo?

Con los momentos bonitos, cuando haces algún gol, que juegas un poco más, que te sientes importante. De momentos puntuales en los que sí puedo decir que he disfrutado.

Pero es cabezón y quiere triunfar en el fútbol...

Desde luego. Mi sueño era el Athletic, nunca había pensado jugar en otro equipo y ahora se me presenta la realidad de hacerlo. Ahora soy más que jugador del Athletic, futbolista. Debo mirar por mí ahora que salgo fuera y eso puede ser beneficioso.

¿Nota, al margen de su escaso feeling con Caparrós, que le falta algo para dar ese salto cualitativo tras ser el mejor de su generación en Lezama?

Soy realista. Sé que he estado tres temporadas en el primer equipo y en ningún momento he sido imprescindible. He asomado la cabeza por momentos, que parecía que podía haber un sitio para mí, pero no me he afianzado. Desde luego, algo me falta. Esta salida al Numancia me puede servir para dar con ello o pulirlo.

¿Se va sin rencor?

La verdad que me gustaría decir un montón de cosas que la gente debería saber, y que deberían de ser impensables en un club como éste, pero mi salida también tiene que estar a la altura de todo lo que han ofrecido en estos 13 años en el Athletic. Aunque, realmente, me duele que alguno pueda seguir campando a sus anchas porque otros decidamos no rebajarmos a su nivel.

¿El Numancia es el equipo que más le ha hecho tilín?

La cosa estaba entre Castellón y Numancia y si que es verdad que, al principio, la idea de ir a Castellón me seducía bastante, pero al final por los que más me he sentido querido es por el Numancia y eso me ha hecho decantarme.

Pacheta, su secretario técnico habla maravillas de usted...

Con Pacheta no he hablando hasta tenerlo todo solucionado, pero sí que Gonzalo Arconada me ha llamado un par de veces y pude solventar alguna duda que podía tener con respecto a la idea que él tenía sobre mí. Me sirvió de mucho.

Sabía que era muy complicado encontrar acomodo en un Primera después de dos años jugando poco, ¿por eso ha aguantado hasta ahora sin decidirse?

No, un poco por intentar elegir la mejor opción en todos los sentidos. Podía haber aguantado más porque queda más de un mes para cerrar el plazo de los fichajes, pero me interesa un equipo donde, a priori, voy a disfrutar de muchos minutos. Me viene bien empezar a trabajar con el grupo e integrarme con la gente. Estas últimas dos semanas no han sido fáciles en ese sentido.

¿Le da rabia que la Primera pase de largo por ahora?

Sí, a todos nos gusta jugar en la máxima competición, pero hay que ser realistas. Este año he jugado muy poquito y así es difícil que se fijen en tí o se arriesguen. Yo he preferido apostar por poder jugar muchos partidos seguidos y ver si estoy capacitado para retornar a Primera.

Ha entrenado en solitario al declararse casi en rebeldía por negarse a ejercitarse con el filial. ¿Cómo lo ha vivido?

La verdad es que la situación no me ha pillado de sorpresa después de todo lo que me ha tocado vivir estos dos años. Más o menos ya contaba con algo así. Se dio la situación de quedarnos en Lezama y yo consideraba que no tenía porqué entrenar con el Bilbao Athletic porque, a pesar de no viajar a Isla Canela, yo seguía siendo jugador del primer equipo. Creía que me merecía un trato como tal.

Las formas han dejado mucho que desear. Se ha quejado Murillo, Iñigo Vélez, Muñoz, Balenziaga. Se les comunicó un día antes de viajar a Huelva que os quedábais los cinco.

El míster se escuda en que había avisado desde la temporada pasada que esto iba a pasar. Sí que es verdad que nosotros sabíamos que iba a haber una lista de 25 para Isla Canela, pero oficialmente nadie nos había dicho nada. Que no nos hayan avisado con antelación deja mucho que desear y más en el Athletic. Se están produciendo situaciones antaño impensables en este club, pero es lo que está tocando vivir aquí.

¿Esto es peor que cuando casi se queda sin el número 8 ante el posible fichaje de Ezquerro y que luego curiosamente jugó bastantes partidos en el once titular?

Tengo mucho peor recuerdo de aquello porque ahora, más o menos, me lo esperaba. Por aquel entonces lo pasé bastante peor.

Apostó por quedarse hasta el último momento, incluso desoyendo los consejos de algunos.

Sí, estaba decidido a apurar todas mis opciones aquí y al final me salió bien. Este año podría haber hecho lo mismo porque yo, por jugar en el Athletic, soy capaz de soportar cualquier cosa. Lo que me ha tocado hasta ahora y mucho más, pero también he tenido que valorar otras cosas y he considerado que podía ser el momento de salir.

El club sólo ejecuta una opción de recompra por un año por expreso deseo de usted.

Yo también he velado por mis intereses y he preferido que en un año quedo libre para hacer lo que quiera.

¿Tiene alguna explicación de por qué no ha terminado de encontrar su sitio bajo la batuta de Caparrós?

No he acabado de encontrarla en ninguna de las tres temporadas. La primera es diferente, porque estaba recién subido del filial y tuve muchas lesiones. Con Joaquín, desde el primer momento, me ha tocado vivir situaciones diferentes, o no sé cómo llamarlas, y ha sido difícil encontrar mi ubicación. Cuando parecía que había encontrado mi sitio, la cosa volvía a cambiar. Ha sido la constante en estos dos últimos años

Apostó primero por Garmendia como segunda punta por detrás de Llorente, luego le escoraba a banda, pero después se decidió por alguien que le hiciera al riojano el trabajo sucio, con Ion Vélez o Toquero.

Yo, en ese sentido, poco puedo decir. Él, en cada momento, ha creído en una cosa y ha hecho lo que ha creído oportuno.

Caparrós no es un entrenador dialogante con los jugadores...

No, para nada. En mi caso, la relación para nada ha sido muy fluida y, en ningún momento hemos tenido una relación de diálogo constante.

¿Ha percibido cierto vacío y tibieza entre los compañeros a la hora de secundar a los cinco proscritos en Lezama mientras el resto viajaban en la expedición a Isla Canela?

Es una situación difícil. Es como pedir a sus compañeros que se vuelquen contigo y enfrentarse a la decisión del míster o a la decisión del club. Yo, hace dos años, cuando me tocó vivir aquella situación (la de quedarse sin dorsal), recurrí a mis compañeros y me respaldaron del primero al último. Es ese sentido, no tengo ninguna queja. Este año, si llega a salir de ellos, seguro que lo hubiésemos recibido con agrado, pero por mi parte me parecía excesivo volver a recurrir a ellos.

Todo este desbarajuste institucional, entre el cruce de declaraciones de los directivos, los ceses en Lezama, las distintas opciones para buscar director deportivo... ¿Ha influido en el ánimo del vestuario?

No sé, es mejor que todo esté arreglado a nivel institucional ya que favorece la tranquilidad del vestuario y seguro que eso ayuda a un mejor rendimiento. Tampoco sé lo que se está cociendo ahí arriba.

La fértil generación del 85, se rompe definitivamente con su marcha.

Al primer equipo sólo hemos conseguido llegar tres, que son bastantes, pero el que me vaya yo significa que se quedan dos (Amorebieta y Llorente), que viene a ser casi lo mismo. A mí me da muchísima pena dejar aquí a compañeros como estos dos con los que he jugado desde alevines.

¿Qué se va a topar en Soria al margen de a Lafuente e Iñigo Vélez?

A priori, cuento que me voy a encontrar con un vestuario muy parecido al de aquí, con gente con muy buena relación y con una filosofía de trabajo muy parecida a la que aquí. Hay mucha gente de Euskadi y somos gente comprometida, con una filosofía de trabajo constante.

¿Le han recomendado los jugadores vascos ir a Soria?

Sí, he hablado prácticamente con todos y te animan para ir para allí. Es bueno rodearte con gente a la que conoces y confío en que juntos podamos hacer algo importante.

¿De qué le va a poner Gonzalo Arconada y que objetivo se marca el equipo?

Me ha hablado que en la anterior etapa tuvo a un jugador como Julio Álvarez y les gustaría tener algo similar para llevar un poco el peso en el juego ofensivo. Con un equipo recién descendido y que mantiene el bloque del año pasado, tengo buenas sensaciones. Repasando la plantilla, el objetivo es estar arriba y pelear por regresar a Primera.

¿Se marca como objetivo redondear una excelente temporada para regresar al Athletic?

Por supuesto que me encantaría volver, pero ahora mismo creo que no debe ser un objetivo para mí. Lo que busco es jugar muchos partidos seguidos que llevo tres años sin poder hacerlo y a raíz de eso recuperar la confianza y volver a recuperar sensaciones y disfrutar.

Físicamente, como siempre, está como un toro...

Sí, es un campo en el que nunca he tenido problemas. Es innato.

En cuanto al Athletic, qué sensaciones tiene para este curso con esta plantilla y las tres competiciones en marcha.

La plantilla depende de la utilización que se haga de la misma. La plantilla es amplia porque hay 25 fichas y son suficientes para afrontar todos los frentes. Luego está un poco en cómo decidan utilizarla.

¿Cómo valora los fichajes de De Cerio, Castillo y De Marcos?

El mercado es reducido y son gente que ha rendido bien en sus equipos. Entiendo que el Athletic busque, pero tanto como apostar por la cantera.

¿Espera que Goiria e quede en Soria o que venga a Bilbao?

Si nos puede ayudar allí, mejor, y si va al Athletic, espero que sea lo mejor para el club.

¿Le va a fastidiar particularmente no participar en la Europa League?

Era algo bonito. Se me ha resistido, pero pienso en el Numancia y no me lamento.