El Madrid llegó a Dublín con Cristiano y sin Huntelaar

Liga BBVA | Real Madrid

El Madrid llegó a Dublín con Cristiano y sin Huntelaar

El Madrid llegó a Dublín con Cristiano y sin Huntelaar

El holandés optó por quedarse para resolver su futuro.

El Real Madrid ya está en Irlanda, donde se quedará hasta el próximo día 22 para afrontar la primera etapa de la pretemporada. La expedición madridista aterrizó ayer a las 20:30 horas en el aeropuerto de Dublín con Cristiano Ronaldo a la cabeza pero sin Huntelaar. El delantero holandés se cayó en el último momento de la lista de convocados para la concentración irlandesa por petición propia, ya que quiere solucionar su futuro de inmediato.

Desde Dublín la expedición blanca puso rumbo al pequeño pueblo de Maynooth, con 30 jugadores y sin apenas revuelo. El ambiente en el aeropuerto de Dublín no tenía nada que ver con la última presentación vivida en el Bernabéu, protagonizada por Karim Benzema.

Los jugadores madridistas apenas tuvieron contacto con los irlandeses porque el autobús les recogió a pie de pista. Los operarios del aeropuerto fueron los únicos privilegiados que pudieron pedir autógrafos a Cristiano y compañía. Más suerte tuvieron los aficionados que se concentraron en el hotel en el que se alojarán los blancos, el Carton House. En Maynooth llovió todo el día hasta que apareció el Real Madrid. En ese momento, era ya al atardecer, aparecieron los primeros rayos de sol del día.

Expectación.

"Hemos notado durante la semana pasada que han venido muchas televisiones y emisoras de radio por aquí. Y también muchos aficionados curiosos. El Real Madrid tira en Irlanda", comentaba Juan Hernández, un malagueño afincado en este país y que es el jefe de los bares y restaurantes que hay dentro del Carton House.

Cristiano revolucionó la tranquilidad de este hotel, que albergó la semana pasada al Newcastle. Un seguidor japonés, vestido con la camiseta del Madrid y con un balón en las manos, se acercó al portugués en busca de un autógrafo, pero se encontró con el obstáculo de los guardaespaldas.

Una vez repartidas las habitaciones, los madridistas cenaron. Después, el cuerpo técnico al completo, con Pellegrini, a la cabeza, salió a dar una vuelta por las instalaciones del hotel para ver los campos de entrenamiento.