Ribéry se planta y ayer tampoco se entrenó

Liga BBVA | Real Madrid

Ribéry se planta y ayer tampoco se entrenó

Ribéry se planta y ayer tampoco se entrenó

reuters

El club dice ahora que tiene molestias en el tendón de Aquiles.

Franck Ribéry empieza a planificar su salto al Real Madrid y la sucesión de acontecimientos así lo demuestra. El miércoles rompió por primera vez su silencio en L'Equipe desde que se le vincula con el club blanco. En el diario francés reconoció haber tomado la decisión definitiva sobre su futuro: "Quiero irme del Bayern y será al Madrid o nada. Hay que esperar y ver cómo suceden las cosas. Me encantaría tener una conversación con los dirigentes del club (refiriéndose a la entidad germana)". Las declaraciones, obviamente, no sentaron nada bien en el seno del Bayern, aunque decidieron no multarle al no considerarlas como un acto de indisciplina. "Creo que sus palabras no son tan malas como para multarle", afirmó el presidente Rummenigge preguntado por los periodistas germanos.

Al día siguiente, en el segundo entrenamiento de la pretemporada, Ribéry volvió a tensar un poco más la cuerda. El francés se mostró apático y desmotivado y, tras cerca de 45 minutos de trabajo físico, el extremo se marchó a los vestuarios después de hablar con Van Gaal (medios alemanes especularon con que la conversación fue bastante subida de tono e incluso hubo gritos). La explicación oficial del club fue que no pudo terminar de ejercitarse al sufrir ampollas en las plantas de los pies.

Y ayer, en el tercer día de trabajo en la nueva temporada del Bayern, ni siquiera se vistió de corto. En esta ocasión las explicaciones fueron distintas y tuvieron otro interlocutor. Christian Nerlinger, nuevo director deportivo del club alemán desde el pasado miércoles, reconoció en una entrevista en el periódico local TZ que Ribéry no trabajó con normalidad por "problemas en el tendón de Aquiles. Tiene inflamado ambos lados de la zona y esto no es una invención ni un pretexto, que quede claro...".

Meter presión.

Así las cosas, parece evidente que Ribéry intenta meter más presión al Bayern con la intención de que le deje salir con destino a la capital de España. Sin embargo, no lo tendrá nada fácil. La cúpula directiva del club germano ya ha reconocido por activa y por pasiva que no están dispuestos a vender a su jugador franquicia. Primero fue Hoeness, el manager general, el que contestó a las palabras de Ribéry en L'Equipe con un contundente "para nosotros esto no cambia nada. Ribéry no se vende". Rummenigge también insistió en la misma idea: "¿El Madrid o nada? Entonces será nada". Y ayer fue Christian Nerlinger el que se volvió a mostrar tajante respecto a la venta del francés: "Seguirá en el Bayern. Él ha construido castillos en el aire porque no hay ninguna oferta del Real Madrid. Franck debe decidir cómo quiere hacer las cosas porque el Bayern siempre se ha esforzado mucho por él...".

Pese a estas últimas palabras, AS puede adelantar que el Madrid va a lanzar una ofensiva en los próximos días para fichar al francés. Pedro López Jiménez, hombre fuerte de Florentino Pérez en el G-14 en la primera etapa del presidente blanco, ya ha charlado con Nerlinger y en breve le hará llegar una interesante oferta económica, que unido al malestar del futbolista puede ser irrechazable para los intereses germanos. La garantía de éxito es elevada, puesto que fue López Jiménez el encargado de las negociaciones para el fichaje de Beckham. Y finalmente el británico vistió de blanco...

Jugadores.

El Madrid, además de la suculenta oferta económica (Florentino tiene preparados 55 millones de euros), también puede ofrecerle al Bayern jugadores para abaratar el fichaje. El club blanco necesita dar salida a cerca de nueve futbolistas y tres de ellos son muy del gusto de Van Gaal, nuevo entrenador del conjunto alemán. Sneijder, Van der Vaart y Huntelaar no cuentan para el cuerpo técnico blanco de cara a la próxima campaña y el ex entrenador, entre otros, del Barcelona, vería con buenos ojos la llegada de alguno de los tres. El que mejor cartel sigue teniendo en Alemania es Van der Vaart, que jugó en el Hamburgo. Sin embargo, el culebrón Ribéry parece que va a ser muy largo...

El detalle. Se perfila un nuevo clan: el francés

El fichaje de Karim Benzema, el cargo que ocupa Zidane en el Real Madrid y la continuidad de Lass Diarra podría facilitar la llegada de Ribéry. Sería el cuarto francés vinculado al primer equipo de fútbol.