Valdés y el Barça siguen sin firmar la renovación

Liga BBVA | Barcelona

Valdés y el Barça siguen sin firmar la renovación

Valdés y el Barça siguen sin firmar la renovación

enric fontcuberta / rodolfo molina

Ginés Carvajal, su agente: "Estamos lejos del acuerdo"

Condenados a entenderse en el futuro, Víctor Valdés y el Barça siguen sin poder rubricar el acuerdo de ampliación de contrato que acaba el 30 de junio de 2010. Ayer fue un día de reuniones. A primera hora del día, Ginés Carvajal, agente del portero catalán, mantenía un encuentro con el padre del futbolista para ultimar los detalles y perfilar sus intenciones. Por otro lado, en las oficinas del club, Txiki Begiristain hacía lo mismo con Raúl Sanllehí, director de fútbol, y el directivo Rafael Yuste: el trío responsable de gestionar las altas, bajas, las mejoras y las ampliaciones de contrato. Se esperaba que el encuentro fuera para encajar ideas, pero hubo más de una pieza que no entró en el puzzle y las declaraciones de Carvajal dejaron dudas.

"Hemos presentado una oferta, pero estamos muy lejos. El tema está muy complicado. El clima del encuentro fue correcto, aunque no va a ser nada sencillo. Respetamos los intereses del club, pero Víctor nunca vino a pedir aumentos. Ahora, que toca renovar, nos toca pedir", aseguró el empresario madrileño.

"No estamos decepcionados; en el mundo del fútbol no existe la decepción. Simplemente defendemos los intereses de Valdés y el jugador quiere quedarse. Entendemos que lo que ofrecen ellos es lo que consideran justo, pero ni la duración ni los emolumentos se acercan a lo que reclama mi representado", prosiguió un tranquilo Carvajal.

Calma.

Profesional en este tipo de movidas, Carvajal no tiene la intención de especular presionando con el supuesto interés de otros clubes por el portero. "No tenemos ninguna oferta, pero hay prisa para adoptar una decisión. El deseo de Víctor es estar en el Camp Nou, aunque el mundo no se acaba en el Barça", sentenció.

Los contactos serán telefónicos

La reunión no fue como todos esperaban, aunque eso no será motivo para abandonar las conversaciones de manera radical. Así, las dos partes no fijaron ningún día para volver a verse, pero sí que se emplazaron a seguir dialogando, en principio, vía telefónica. Los responsables del club y los del jugador entienden que en estos momentos la mejor opción es la de dejar pasar un poco de tiempo antes de volver a abordar el asunto. Mientras, el jugador sigue con sus vacaciones, tratando de desconectar de una temporada que fue muy intensa.