Llorente es de Champions

Liga BBVA | Mallorca 2 - Villarreal 3

Llorente es de Champions

Llorente es de Champions

Joseba hizo su octavo gol en siete partidos. Cani y Diego López brillaron. Pudo ser el último partido de Pellegrini con el Villarreal. Buen partido del Mallorca.

Sería injusto decir que el Villarreal debería acudir a la Champions en lugar del Atlético, pues los colchoneros han firmado un final de temporada espectacular. Pero no deja de ser una pena que la máxima competición continental no acoja de nuevo al Submarino porque su juego es merecedor de pasearlo por los mejores campos de Europa. Por dedicar todos sus desvelos a la Liga de Campeones, los de Pellegrini (que ayer pudo dirigir su último partido del Submarino) tuvieron los tropiezos que han resultado funestos. El conjunto amarillo, pese a vencer al Mallorca (2-3), no será de Champions por la no menos sonora victoria de los de Abel. Sin embargo, tiene en sus filas a un delantero de campanillas: Joseba Llorente. El Ono Estadi presenció la última diablura de este demonio del área. Dos goles, ocho en los últimos siete partidos. Del Bosque, seguramente, no se lo llevará a la Copa Confederaciones pero, por lo menos, el de Hondarribia logrará seguro crearle muchas dudas.

Llorente no es el único amarillo que quita el hipo. Diego López es un cancerbero enorme y su figura se agrandó un poquito más contra los bermellones. El primero en sufrirlo fue Cleber Santana. Cedido por el Atlético, es uno de los jugadores de moda del final de Liga pero el lucense no estaba por la labor de que redondeara su temporada. El hispano-brasileño, en el 4', entró a saco a rematar un balón pero se estrelló contra el gallego. La respuesta amarilla salió de las botas de Mati Fernández con un lanzamiento de falta que rozó la escuadra de la portería de Moyà. Pese a todo, la iniciativa seguían llevándola los hombres de Manzano. Sin embargo, los locales vivían sobre el alambre por la amenaza de las galopadas de Llorente, siempre a la espera de los giros postales de Pires y, sobre todo, Cani. La conexión entre el vasco y el aragonés no tardó en producirse. En el 29', Pires robó, se la envió a Llorente que, con un buen recorte en la frontal, habilitó a Cani para que el interior batiera de disparo seco a Moyà.

Partido loco.

Con dos equipos tan ofensivos y el Mallorca sin nada en juego, no cabía otra cosa que un partido de muchas alternativas. Enseguida (35') igualó Aduriz a pase de Jurado y, dos minutos después, en plena locura, Josemi tumbó a Rossi en el área. Ideal para que el 'Bambino' se redimiera de sus 'pecados' goleadores pero detuvo Moyà. No obstante, no hubo tiempo para la depresión amarilla pues, esta vez al revés, Cani dio una gran asistencia en largo a Llorente y éste picó con gran clase a la salida de meta local. El Mallorca reaccionó con orgullo y ahí es donde se topó con Diego López. Primero Aduriz tras jugada personal y luego Arango de Volea. Demasiado portero.

El paso por vestuarios no alteró el guión. Los insulares salieron desbocados y Varela lanzó un tremendo zapatazo que Diego sacó de la misma escuadra. Pero el fútbol no quería premiar al Mallorca y sí al Villarreal y, en el 51', un rapidísimo ataque del Submarino propició que Cani le diera el pase de la muerte a Llorente para el 2-3. El gol de Webó en el 89' fue el justo broche de oro a un gran encuentro.